El MMT Seguros reacciona tarde y queda apeado de la Copa

Octavio lanza a portería en una de las acciones del partido. Fotos: F. Oliva
Ver album

El Balonmano Zamora da la cara ante un Bada Huesca muy poderoso que había dejado resuelta la eliminatoria aprovechando una primera parte muy floja de los locales. La reacción fue insuficiente.

El MMT Seguros ha quedado eliminado de la Copa del Rey tras haber caído 25-31 ante el Bada Huesca, todo un equipo Asobal, que mostró una enorme superioridad en una primera parte calamitosa del Balonmano Zamora, que pagó el haber salido a la cancha sin la presión de la Liga y con el periplo copero como un objetivo accesorio. Queda la duda sobre si el conjunto pistacho desperdició la oportunidad de darle un susto a un equipo de superior categoría y pasar una ronda más, porque la segunda parte fue muy diferente a la primera.

 

De hecho, el Balonmano Zamora se marcó una reacción 'marca de la casa', tirando de casta y orgullo, y de buen balonmano, algo imprescindible ante un rival de la talla del Huesca. Suficiente para anotarse el segundo parcial por un 16-13 muy meritorio por más que el partido estuviera decidido. Suficiente para salvar el honor y ahorrarse el inconveniente de encajar un marcador de escándalo, algo que nunca es positivo.

 

Claro, que el partido había quedado resuelto tras los primeros treinta minutos. Decisiva la decisión de Eduardo García Valiente de salir con Posado en la meta y con una declarada intención de centrarese en la Liga, que es donde el Balonmano Zamora se está jugando su objetivo. Eso y las ganas de resolver con las que salió el Huesca fueron suficiente para que hicieran hueco en el marcador muy rápidamente; el técnico salmantino pidió un tiempo muerto a los diez minutos y empezó a hacer cambios para frenar la sangría.

 

Dio entrada a Octavio porque el equipo chocaba una y otra vez contra la muralla de centímetros que puso Huesca, pero ni por esas. Para frenar la hemorragia que le estaban causando Alberto Val y Ariño tuvo que poner en pista a Leo Maciel y ahí se detuvo el chaparrón, porque el MMT llegó a perder de diez durante varias acciones. El rival buscó incluso matar el partido aprovechando superioridades y metiendo portero-jugador para finiquitar el choque, algo que logró. El 9-18 del descanso lo dice todo, aunque tampoco ayudó una actuación arbitral permisiva con la superioridad física de los oscenses.

 

Con el partido resuelto, el MMT Seguros dio su mejor cara en la segunda parte firmando una reacción de categoría. Por más que jugara a asegurar, hacerle un 16-13 a Huesca no es fácil. Con todo, reconocer la superioridad del rival ante un Balonmano Zamora mucho más pendiente de no dejarse puntos de sus compromiso en Liga que de aventuras contra gigantes.