El MMT Seguros recupera la alegría con una nueva victoria ante BM La Roca

El MMT Seguros se impone en un difícil partido ante el BM La Roca (27-19). Los 'guerreros de Viriato' se aplican en la segunda parte en defensa y un inspirado Leo Maciel pone la guinda, junto con una grada con la que el equipo se retroalimenta.

El MMT Seguros se ha impuesto este sábado al BM La Roca (27-19) en un encuentro mucho más difícil de lo que indica el marcador y en el que los zamoranos han superado el reto de recuperar su mejor defensa y rehacerse de una primera parte con muchos fallos. Un triunfo que pone fin a un noviembre un poco triste en resultados y ánimo, según ha reconocido el entrenador del Balonmano Zamora, y con el que ponen las bases para recuperar su mejor versión.

 

Como se suele decir, el marcador no refleja la realidad del partido, al menos, no de todo. Porque en nada se parecieron la primera y segunda parte que hizo el MMT Seguros, mucho más fiable e intenso en la segunda, cuando aplicó una defensa a la altura de sus mejores tardes y recuperó ese punto de finura que siempre dan no sólo los resultados, sino los partidos en los que te aplicas y las cosas salen bien.

 

No es que no se aplicara en la primera parte, pero las cosas no salieron del todo bien. La consigna de Edu García Valiente para este mes de diciembre es recuperar la alegría en el juego, léase velocidad en las circulaciones y salidas a la contra. En los últimos partidos el equipo ha estado más atascado y no ha podido soltarse, poner su sello de siempre, y eso es algo que el técnico salmantino quiere recuperar. Pero con estas circulaciones fulgurantes han llegado los errores en forma de pérdidas de balón, hasta 16.

 

Ceballos estuvo muy acertado en ataque.

 

Esto ha dado alas al rival, viejo conocido en Copa (rival en las dos últimas ediciones), un equipo rápido en las salidas, intenso y con extremos muy capacitados, especialmente Josep Morales. Con eso, una buena defensa, facilitada por las pérdidas de balón en las circulaciones del MMT, y un portero muy motivado le ha bastado para ir por delante y complicar la vida a los zamoranos. El equipo local ha aprovechado algunas inferioridades y el acierto de Reyes para ganar alguna ventaja, pero nunca decisiva. 15-13 y al vestuario.

 

Afortunadamente, el equipo que salió del vestuario local a los segundos 30 minutos era virtualmente otro. Paulatinamente se fue ajustando la defensa, más contundente con Abalós, Fernando y Andrés, y el desgaste de Jortos. A ello se sumó un cambio en la puerta, porque Leo Maciel empezó a 'ver' lanzamientos y paró hasta 17 bolas. Y cuando se sentó el canterano Iván también paró a buen nivel. En ataque se fueron frenando las pérdidas de balón, más hechos a la recobrada velocidad de juego. Y por si fuera poco, reapareció la comunión con la grada, numerosa a pesar del puente, y con la que se retroalimenta.

 

El cambio sirvió para hacer brecha con la dupla chilena Reyes y Ceballos muy entonados en ataqe y todo el equipo aportando: Molina, Camino, Carletes, Iñaki, Andrés, Peli... fueron sumando en un goteo que llevó el marcador a los 27 goles mientras el rival se quedaba por debajo de los 20. Dos puntos más, refuerzo de moral y primera piedra para recuperar la alegría en el ánimo y en el juego que debe caracterizar al equipo.

Noticias relacionadas