El MMT Seguros se anota la séptima en un partido loco
Cyl dots mini

El MMT Seguros se anota la séptima en un partido loco

Camino, uno de los destacados este sábado, marca.
Ver album

El MMT Seguros se impone al Ciudad Real en un partido caótico (28-25) en el que tuvo 20 minutos de arranque casi perfectos. La discutible actuación arbitral desquició a los dos equipos, el rival supo dar la vuelta al choque y solo el oficio de Octavio y Camino logró que la séptima victoria se quedara en el Ángel Nieto.

MMT SEGUROS - 28

ALARCOS CIUDAD REAL - 25

 

MMT Seguros: Leo Maciel, Andrés (3), Reyes, Octavio (12), Camino (4), Guille, Rodri (1); Iñaki (1), Peli (2), Ceballos, Ávalos (1), Fernando, Reyes (4).

 

BM Alarcos Ciudad Real: Germán, Alejandro, Juan (3), Manuel, Brian (2), Nelson, Andrés (2); Álvaro (2), Javier (2), Antonio (5), Julián (4), Álvaro (2), Francisco (2), Jesús (1).

 

Parciales: 4-1, 9-1, 13-3, 14-4, 14-8, 16-10 (descanso); 19-14, 22-15, 23-17, 24-19, 27-22, 28-25.

 

Árbitros: Fernández García y Rodríguez Díaz (Madrid). Excluyeron a Abalós (2), Camino, Ceballos, Iñaki (2), Octavio, Fernando (2) por el MMT Seguros y a Alejandro, Julián, Juan, Álvaro Torres (2) y Francisco del Ciudad Real.

 

Incidencias: partido disputado en el pabellón Ángel Nieto de Zamora, prácticamente lleno. Jortos hizo el calentamiento, pero no jugó.

El MMT Seguros ha logrado este sábado su séptima victoria en un partido extraño que tenía totalmente controlado y que, merced a una larga serie de decisiones arbitrales raras, se volvió completamente loco hasta el punto de que pudo ser la primera derrota de los zamoranos esta temporada. Algo que nadie que estuviera en el Ángel Nieto en el minuto 20 de la primera parte podría haber pensado nunca.

 

El arranque de los 'guerreros de Viriato' fue implacable. La defensa 3-3 planteada por Edu García Valiente descolocó por completo al Ciudad Real y, poco a poco, el MMT fue abriendo una brecha importante que llegó a los diez goles. Durante los 20 primero minutos los locales hicieron un partido prácticamente perfecto, incluso en lo literal, con solo dos ataque fallados y una decena de paradas de Leo Maciel. Resultado: una ventaja de diez goles y, más importante, la sensación de que el MMT había triturado a su rival.

 

Mención aparte merecen dos jugadores. Octavio, de nuevo desatado, con doce goles y una dirección magistral no solo durante estos minutos, sino cuando se puso más difícil el partido. Y Leo Maciel. El argentino ya es el nuevo ídolo del Ángel Nieto y estuvo excelso todo el partido, pero su arranque fue espectacular: lo paró todo, sin exageraciones.

 

El partido parecía resuelto, pero a partir de ahí el dúo arbitral empezó a desvariar. Los colegiados madrileños no es que favorecieran a uno u otro equipo: volvieron locos a ambos como después reconocieron los dos entrenadores. Lo que en un área se castigaba con la exclusión en otra era un golpe franco. El torrente de exclusiones fue imparable, 19 en total, y víctimas tan poco habituales como Camino, Octavio o Ceballos.

 

El Ciudad Real empezó a hacer daño aprovechando sus superioridades y fue limando las diferencias. Al descaso iba seis abajo, una distancia prudencial que empezó a bajar en picado porque el MMT empezó a cargarse de exclusiones en sus hombres fuertes (Avalós, Fernando, Iñaki) y por el cambio defensivo del técnico rival. Machacado por Octavio, le puso una defensa individual al central del MMT y por ahí maniató el juego de ataque, con serias dificultades en las inferioridades.

 

A diez minutos del final sonaron las alarmas cuando el Ciudad Real se puso primero a cuatro, luego a tres y dispuso de ocasiones para quedarse a solo dos. Ahí salieron los hombres más cuajados del MMT para poner orden. Octavio empezó a zafarse de manera inteligente de la individual y entre el central y Camino hicieron un 25-21 vital para frenar la sangría. Todavía quedaba mucho y el Ciudad Real iba a apretar, pero el MMT, casi perfecto en el arranque, supo sacar otras virtudes como la garra y, apoyado en su grada (el factor afición se hizo notar en los momentos clave) supo amarrar el triunfo. El séptimo en siete partidos e invictos en Liga. Ahora, a esperar la Copa y al Atlético Valladolid.