El MMT Seguros se despide del sueño de Asobal resistiendo hasta el último momento

Los equipos, al final del encuentro, ya con Irún ascendido. Foto: RFEBM

El MMT Seguros, que tuvo sus opciones, resistió hasta donde pudo ante un rival que lo tenía todo a favor (25-21) para lograr la victoria. El Balonmano Zamora se despide del ascenso a Asobal tras pelearlo casi hasta el último momento.

Victoria del CD Bidasoa Irún sobre MMT Seguros Zamora en la gran final del play-off por el ascenso a la Liga ASOBAL que se ha jugado este domingo en el pabellón Artaleku de Irún, completamente lleno y con un ambiente excepcional (25-21; 12-11 al descanso). El conjunto de Irún será, por lo tanto, nuevo equipo de la máxima categoría de nuestro balonmano la próxima temporada, acompañando alAtlético Valladolid, que logró de forma directa el ascenso en la liga regular. 
 

El anfitrión fue el primero en encontrar portería para coger las primeras ventajas en el marcador. Pero la primera exclusión del duelo fue aprovechada a la perfección por los zamoranos, que de la mano de un gran Alberto Molina, recuperaron el control (2:3 min. 6). La ventaja de Zamora fue más que efímera, porque con igualdad numérica en pista, Azkue y Muiña se aprovecharon de la velocidad con la que su equipo movía el balón en cada ataque para encontrar los huecos en los que penetrar. La ventaja de los anfitriones se fue a tres goles y Edu García tuvo que parar el partido (7-4 min. 13).

 

Tras el tiempo muerto, el Balonmano Zamora volvió a chocar con la defensa rival, y con un Dejanovic que cada vez estaba más firme bajo palos mientras a la efectividad de Muiña y Azkue en lanzamiento exterior se unió, con un cañonazo imparable, Cristian Martínez. El gol de Martínez remataba un parcial de 4:0 que obligaba, de nuevo, al tiempo muerto de los visitantes (12:7 min. 25). 
 

Tras la arenga del preparador zamorano, el MMT Seguros Zamora cambió el guion por completo en los últimos cinco minutos del primer acto. La labor defensiva de Del Val sobre Azkue ahogó al cerebro irundarra,  y a través del contraataque y la conexión con el pivote Alonso, Zamora fue capaz de contestar con un parcial de 0-4 que dejó las espadas en todo lo alto al descanso (12:11 descanso). 
 

Cinco minutos tuvieron que pasar para que Muiña abriera el marcador tras el paso por vestuarios. La tensión era patente y las imprecisiones hacían acto de presencia en los dos equipos ante la supremacía de las defensas. Hasta siete minutos tardó en anotar Zamora, pero la exclusión de Kauldi Odriozola y los goles de un enrabietado Jorge Martín sirvieron para que la igualdad volviera al electrónico (13:13 min. 40). 
 

Los minutos pasaban y pasaban y hacía falta un revulsivo que desatascara a los dos conjuntos. Y el revulsivo llegó en las filas locales. Davidovic, desde los seis metros, fue el encargado, con tres goles consecutivos, de despertar el partido y poner en ventaja a los locales (18-15 min. 50). Y tras abrir el hueco en 6 metros, las dudas llegaron a la defensa zamorana, que comenzó a acusar el cansancio y a mostrarse más imprecisa que nunca. En el momento decisivo, Kauldi Odriozola asumió el mando y, con grandes finalizaciones, desató la locura en Artaleku. Suyos fueron tres de los goles en el 4-0 de parcial con el que los locales dieron la puntilla definitiva. Los dos goles finales de Cristian Reyes permitieron a Zamora maquillar el resultado final, pero el ascenso se quedó en Artaleku (25:21 final).

Noticias relacionadas