El municipio vallisoletano de Villalbarba 'regala' bar y tienda a quien se encargue de gestionarlos
Cyl dots mini

El municipio vallisoletano de Villalbarba 'regala' bar y tienda a quien se encargue de gestionarlos

Bar de Villalbarba

El Ayuntamiento, principal responsable, ofrece casa gratis a quien lleve estos negocios, además de premiarle con 70 euros de electricidad. El alcalde confirma que ya hay cien solicitudes.

La España vaciada es un hecho. Y son muchos los pueblos de Valladolid que necesitan gente para mantenerse vivos. Es el caso de Villalbarba, un pueblo vallisoletano de 125 habitantes con un solo bar y una sola tienda.

 

Pero a grandes males, grandes remedios. El Ayuntamiento del municipio, ante la actual situación de despoblación y de Covid, ha decidido lanzar un proceso de selección para llevar el bar y la tienda, unidos en un solo recinto, que consta de un pequeño apartamento con una habitación, un salón y un baño. El bar es amplio con dos salas grandes y un patio interior con la posibilidad de poner terraza. Tanto el bar como la tienda están totalmente equipados con cámaras, frigoríficos, vajilla, etc.

 

Las condiciones que ofrecen son las siguientes: no cobran alquiler, basuras, ni agua, excepto la luz, que tiene una bonificación de 70 euros. La persona seleccionada deberá abonar una fianza de 1.500. Además, se dispone de unos horarios de apertura y unos precios mínimos a cumplir gracias a las condiciones que ofrecen. 

 

El alcalde de Villalbarba, Carlos Martínez, asegura que ya han recibido más de 100 solicitudes. “Queremos mantener ese servicio mínimo, que supone un punto de encuentro de la gente muy importante para el pueblo”. El alcalde relata la necesidad de muchas personas de “volver al pueblo” por querer una vida “más tranquila” que la de la ciudad, y es que esta oferta tendría validez desde junio, cuando se retira la anterior persona que lleva estos negocios.

 

Martínez pretende que este proyecto sea duradero y que atraiga a gente de otros pueblos. Con el Covid el bar ha bajado mucho su actividad, como la mayoría de estos negocios. “Las medidas contradictorias que estamos sufriendo no ayudan”, relata el primer edil, aunque los fines de semana reciben más gente. “Yo creo que intentan huir de las restricciones de la ciudad y tener un poco de libertad, en la medida de lo que se puede”.

 

Carlos Martínez lleva seis años como alcalde de Villalbarba y lo que más ansía es que la gente vaya al pueblo a montar sus negocios. Sin duda, pequeñas grandes iniciativas como esta echan un pequeño cable a la España vaciada.