El Nazareno de San Frontis cruza el Duero como anuncio de la Pasión zamorana

El popular traslado de Jesús del Vía Crucis supone el inicio 'oficioso' de la Semana Santa zamorana.

El viaje del conocido como Nazareno de San Frontis desde la parroquia del barrio a la Catedral, donde esperará hasta el Martes Santo, supone este jueves el inicio de la primera de las diez jornadas de procesiones que se celebran en Zamora durante la Semana Santa. Considerada oficiosamente la primera procesión del ciclo, el paso del Duero de la imagen de la cofradía de Jesús del Vía Crucis es el pistoletazo de salida para la Pasión zamorana de 2016.

 

El traslado, que organiza el barrio y la cofradía de Jesús del Vía Crucis desde 1990, cuando se recuperó la tradición, suele ser un acto multitudinario. A las 20.00 horas se concentran los fieles, los hermanos y la banda de música; y a las 20.30 se inicia la procesión tras sacar cuidadosamente la imagen de su templo. El Jesús del Vía Crucis es una imagen de autor desconocido de la primera mitad del siglo XVII; viste una túnica morada, bordada en oro y representa a Jesús con la cruz a cuestas. Sale del templo con la cruz parcialmente desmontada para salvar la puerta, y luego se le instalan los pedazos que faltan para completarla.

 

En su recorrido, la imagen cruza el Duero sobre el Puente de Piedra para adentrarse en el centro de Zamora, a donde simbólicamente lleva el inicio de la Pasión; después sube hacia el casco histórico por la Cuesta de Pizarro para terminar en la Catedral.

 

 

HISTORIA

 

El Nazareno pasó en 1800 de la desaparecida ermita de la Cruz al templo de San Frontis, donde desde entonces está expuesto; a lo largo de los años ha sido objeto de restauración en sus manos y en la cruz. Su barrio le profesa una gran devoción: cada 14 de septiembre la Cofradía de la Cruz y del Señor lo saca en procesión por el barrio. El motivo reside en que ha estado vinculada históricamente a la lluvia, al ser venerada y sacada en rogativa en un barrio que antaño fue principalmente agrícola. Se tiene constancia de que en el siglo XVII se utilizaba ya esta imagen para bendecir los campos y protegerles de la sequía.

 

El Nazareno permanecerá en la Catedral hasta el martes, día en el que volverá a ser portado a hombros en la procesión del Vía Crucis junto con la Virgen de la Esperanza. En este desfile, el Nazareno regresará a la iglesia de San Frontis mientras que la Virgen de la Esperanza será llevada hasta el convento de Cabañales. Este acto se denomina 'la despedida' y tiene lugar a la salida del Puente de Piedra, en Cabañales.