El original lema de los Carnavales de Zamora contra "matones, machotes, mirones y sobones"

"Zamora libre de machotes" la nueva campaña de la Concejalía de Igualdad contra el acoso durante los Carnavales. Se colocarán señales de "Prohibido Sobones", "Prohibido Piropos" y "Prohibido Mirones".

"Zamora libre de machotes" en el lema de la nueva campaña puesta en marcha por la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Zamora contra los piropos y el acoso callejero, en este caso, que se llevará a cabo especialmente durante las próximas fiestas de Carnaval. La campaña, con la que pretende contribuir a erradicar los comentarios sexuales implícitos o explícitos que los hombres hacen cotidianamente a las mujeres "y sin ver en ello un acto de violencia", ha sido presentada hoy en el Ayuntamiento por la concejala de Igualdad, Adoración Martín, y la creativa y responsable de la agencia Touché, Esther Antón.

 

La campaña pretende, según la concejala de Igualdad, concienciar sobre ese machismo "más propio de los animales que de las personas" que se manifiesta en actos como el piropo que cosifica, hasta la realización de fotos o los roces en los transportes públicos. Y prevenir una forma de violencia de género socialmente aceptada, que normaliza el papel de las mujeres como objetos sexuales y que, en algunos contextos deriva finalmente en agresiones o abusos sexuales.

 

La iniciativa apunta incluso que las mujeres rara vez se defienden de esas acciones porque asumen que es algo habitual. Pero la realidad es que el acoso callejero no deja de ser una práctica abusiva en la que el hombre hace uso de su conducta machista para creerse en el derecho de tratar a las mujeres como objetos sexuales.

 

Por eso la campaña va dirigida tanto a los hombres que hacen uso de esas conductas, como a las mujeres que consideran que eso es algo normal. O como explicó Adoración Martín, dirigida tanto a los hombres malos, "a los matones, a los machotes, a los mirones, a los sobones" que hacen sentir mal a las mujeres en su vida cotidiana. Pero también es una llamada a los hombres buenos, " a aquellos que son conscientes de que las mujeres somos personas que tenemos dignidad y que tenemos derecho a pasar unos carnavales disfrutando, sin miedo a posibles agresiones sexuales o de cualquier tipo".

 

Y también es una campaña dirigida a esas mujeres que consideran que un piropo o un roce no es una casualidad sino "un abuso y una forma de violencia contra las mujeres". La campaña se compone de una serie de carteles e imágenes que se instalarán a partir del próximo viernes en los mupis existentes en la ciudad. También se distribuirán chapas con el eslogan de la campaña entre los jóvenes, y se colocarán señales de "Prohibido Sobones", "Prohibido Piropos" y "Prohibido Mirones" en determinadas zonas y espacios más concurridos por los jóvenes durante las fiestas de Carnaval.

 

Para Esther Antón esta campaña nace de la reivindicación de la libertad de la mujer, especialmente el determinadas fechas como Carnaval, Semana Santa o las Fiestas, en las que el ambiente festivo parece amparar determinados comportamientos. Una campaña que, en su opinión "será válida siempre que sea necesario recordar los límites del respeto y no violencia hacia las mujeres, por normalizados que estén".

 

Según su creadora es muy importante que reconozcamos esas actitudes casi inocentes que restringen la libertad de las mujeres, como son ciertos "michomachismos" que son prácticas "al fin y al cabo de dominación y violencia que debemos combatir con la misma determinación que la violencia física".