El pacto España/Portugal para crear un mercado del gas reactiva el proyecto del tercer gasoducto por Zamora

Los presidentes de España y Portugal, durante el cumbre bilateral.

Ambos países pactan desarrollar un mercado ibérico de gas y agilizar la ejecución de los proyectos necesarios. El gasoducto Mangualde-Zamora espera desde 2009 un impulso que Portugal, que ha empezado a construir en su lado, ya le ha dado.

España y Portugal han acordado, en el marco de la XXVII Cumbre luso-española, iniciar los trabajos para la creación de un Mercado de Gas Ibérico (MIBGAS) en los próximos meses, aunque este es un organismo ya creado desde 2010. Estos trabajos se concretarán "de inmediato" en el establecimiento de grupos de trabajo técnicos y en la elaboración de un Tratado Internacional entre ambos países. Una decisión que puede reactivar el proyecto del tercer gasoducto de interconexión entre ambos países, que lleva en el alero casi desde 2007, que tiene financiación europea asegurada y que completaría una red en la que Zamora, con su estación de compresión y gasoductos de la red tiene un papel fundamental.

 

La cuestión energética era, precisamente, una de las cuestiones clave que ocupaban las agendas de los dos países ibéricos, que bajo la presidencia de sus jefes de gobierno, Pedro Passos Coelho y Mariano Rajoy, han acordado impulsar un mercado de gas común. Según recoge la declaración conjunta, la creación del MIBGAS y la dinamización del mercado ibérico de electricidad (MIBEL) "convertirán a la Península Ibérica en una alternativa rentable para el abastecimiento energético a Europa"Con este fin, han coincidido en la necesidad de "agilizar la ejecución efectiva de los proyectos de interés común en las fechas establecidas y de asegurar la necesaria financiación, también a nivel europeo".

 

Entre esos proyectos ha estado siempre, en el programa de la empresa Enagás, el desarrollo de ese tercer gasoducto entre Portugal y España que discurriría por Zamora. De hecho, la infraestructura ya está en marcha en el país vecino a cargo de la estatal REN, que ha iniciado su parte de los cerca de 300 kilómetros de recorrido que une Mangualde y Zamora. Las primeras adjudicaciones se produjeron en mayo de 2012.

 

El proyecto fue abordado por primera vez en 2009 con motivo de la Cumbre Hispano Portuguesa que ambos gobiernos celebraron en Zamora aquel año y aparecía reflejado ya en el primer borrador de la planificación de los sectores de electricidad y gas 2012-2020 elaborada por el Ministerio de Industria. En ese documento el punto de conexión de Portugal se preveía en aquel momento en Celorico da Beira, aunque ahora se ha cambiado por Mangualde, con una longitud de 376 kilómetros, de los cuales en torno a 290 estarían en Portugal y 86 en España. Según los últimos planes, podría estar en servicio en 2016 de manera parcial y en 2018 ya en su capacidad total.

 

El gasoducto Portugal-España por Zamora forma parte desde finales de 2013 de los "proyectos de interés común" de la Unión Europea que recibirán apoyo y financiación comunitaria para su desarrollo junto con otros 5 planes energéticos españolesLa Comisión Europea ha seleccionado en total 248 proyectos, en su mayoría redes de transmisión de gas y electricidad, que podrán beneficiarse de una parte de los 5.850 millones de euros que facilitará Bruselas a las infraestructuras energéticas transeuropeas entre 2014 y 2020.

 

En la rueda de prensa posterior a los encuentros de la cumbre de este 2014, el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, ha señalado que durante esta jornada han discutido "en detalle" la cuestión del gas, tanto para el uso en la Península como para el resto de Europa. "Nuestros socios (europeos) pretenden reducir la dependencia sobre Rusia", ha introducido, antes de avanzar que, en este sentido, España y Portugal "están trabajando en un documento conjunto" que pretenden elevar, también junto a Polonia, al próximo Consejo Europeo.

 

A este asunto también se ha referido como uno de los más destacados el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien ha incidido en que "es básico" el desarrollo de una "verdadera política energética", con el fin de "asegurar precios asequibles" tanto empresas como a familias. "Presentaremos una contribución conjunta para el próximo Consejo Europeo", ha confirmado, asimismo, Rajoy, quien ha defendido que la idea es garantizar la "competitividad" y "que no existan islas energéticas como todavía es la Península Ibérica".

 

 

En el comunicado conjunto, han recalcado la "importancia adquirida por las interconexiones de la Península Ibérica con el resto de Europa", a través de las redes de infraestructuras energéticas, y el objetivo de interconexión "único y ambicioso" para 2030, con vistas al pleno funcionamiento del mercado interno de la energía, el aumento de la seguridad y la eficiencia energéticas y el fin de las "islas" energéticas en Europa., según lo acordado en el Consejo Europeo de marzo de 2013.

 

Ello tiene el objetivo, además, de contribuir a una descarbonización eficiente, desde el punto de vista de los costes, del sector energético europeo. Asimismo, acordaron colaborar para que el Consejo Europeo de octubre acuerde un Paquete de Energía y Clima "ambicioso y coherente".

Noticias relacionadas