El pleito del edificio municipal, la herencia más complicada para el Ayuntamiento

Valdeón se muestra satisfecha de haber frenado el contrato para construir un edificio de servicios centrales y optar por el alquiler. "Sabíamos que iba a suponer una lacra para el Ayuntamiento", ha asegurado sin querer culpar a nadie de la decisión tomada.

El pleito del edificio municipal, un contrato que heredó del equipo de Gobierno anterior a su primera legislatura, ha sido uno de los mayores dolores de cabeza para Rosa Valdeón en estos años. Según la alcaldesa, está en su fase final tras haber superado el consistorio los juicios que se le plantearon, a falta de una última instancia, y se decidió tomar un nuevo rumbo que ha permitido centralizar los servicios municipales en un mismo edificio, pero en alquiler y por un coste menor

 

“Es algo que nos ha ocupado y preocupado mucho tiempo. Nos encontramos con una decisión que estaba tomada, que se tomó con una serie de condicionantes que cuando llegamos no se cumplían y que sabíamos que iba a suponer una lacra para el Ayuntamiento. Asesorándonos, decidimos dar el paso y evitarlo", ha asegurado la alcaldesa sobre el contrato, firmado por su antecesor en el cargo. “Me siento satisfecha de haber dado un paso que no fue fácil, pero que ahora estaríamos arrepentidos, porque con ese edificio tendríamos muchas dificultades y ese servicio ahora lo tenemos”, ha recordado.

 

Valdeón no ha querido criticar la herencia recibida en esta materia, “no juzgo el pasado, pero no podríamos haber mantenido ese contrato y a cambio tenemos unos servicios similares”, ha insistido, sin señalar directamente a su antecesor. “Suelo ser muy respetuosa y cuando una decisión se toma en el momento… no me gusta juzgar, pero puedo opinar. Supongo que lo harían por algo, no creo que alguien cometa un error deliberadamente”, ha añadido.