El pregonero propone dar al nuevo Museo de Semana Santa el nombre de Ramón Álvarez

Javier Hernández desgrana un discurso emocionante en sincero, lleno de anécdotas y con dos reivindicaciones.

La Semana Santa de Zamora ha celebrado este Domingo de Ramos el acto más solemne de su organización, el Pregón, ceremonia que se aprovecha para escuchar el discurso del pregonero de cada año y que también sirve para entregar la distinción de Barandales de Honor. El acto ha tenido lugar, como los últimos años, en el Teatro Ramos Carrión.

 

Al acto han acudido representantes de todas las instituciones, desde el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, al subdelegado del Gobierno, Jerónimo García, el delegado de la Junta, Alberto Castro, la presidenta de la Diputación, Mayte Martín Pozo, el obispo o el presidente de la Cámara, Manuel Vidal. Lo primero ha sido la entrega del Barandales de Honor, que este año ha recaído en la Guardia Civil, a la que se le reconoce los esfuerzos y su implicación con la provincia y su Semana Santa.

 

Después ha llegado el turno para el pregonero de este año, el periodista de Onda Cero Javier Hernández. Tras las presentaciones, ha desgranado un discurso emocionante en el que ha hecho reir a los asistentes, con guiños a su familia, sus vivencias personales, las autoridades de la mesa presidencial... y También ha dejado varias reivindicaciones. La primera, bautizar el futuro Museo de Semana Santa como Ramón Álvarez en honor al destacado imaginero. Y la segunda, dar un Barandales de Honor a Josefa Fernández, camarera del Cristo del Espíritu Santo, fallecida el año pasado.

 

No sabemos si las peticiones serán atendidas, pero desde luego que el futuro Museo de Semana Santa bien merecería un sobrenombre a la altura, igual que una de las mujeres históricas de la Pasión zamorana.