El primer senador de Vox compartirá grupo con EH Bildu, nacionalistas y Cs

Francisco José Alcaraz, senador autonómico de Vox

Vox ha podido nombrar a su primer senador, el expresidente de la AVT Francisco José Alcaraz, que se incorporará al grupo mixto porque la formación de extrema derecha no tiene grupo propio.

El ex presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo Francisco José Alcaraz se convertirá la semana que viene en el primer y único senador de Vox y se incorporará a la Cámara Alta dentro del Grupo Mixto, en el que trabaja entre otros un senador de EH Bildu, partido al que Alcaraz se opuso frontalmente siendo portavoz de las víctimas al considerarlo parte de ETA.

 

Los partidos sin escaños suficientes para formar grupo propio en el Senado se incorporan al Grupo Mixto, que en este momento agrupa a doce parlamentarios de siete partidos políticos: cuatro de Ciudadanos, dos de Compromís y uno, respectivamente, de Foro Asturias, EH Bildu, Nueva Canarias, Agrupación Socialista Gomera y UPN, además de una senadora independiente (perteneció a Podemos).

 

A este grupo pasará ahora el único senador que de momento va a tener Vox y que será designado el próximo 6 de febrero por el Parlamento andaluz. Ciudadanos también tendrá dos representantes andaluces que, si no intentan formar grupo propio, igualmente se incorporarán al Mixto junto a los cuatro que ya tiene la formación naranja.

 

Francisco José Alcaraz compartirá grupo con el senador Ion Iñarritu, que en su día fue diputado con la marca Amaiur y que ahora representa a EH Bildu, partido heredero de un movimiento político contra el que se movilizó el ahora senador de Vox.

 

Tras la ilegalización de Batasuna por aplicación de la Ley de Partidos, Bildu reapareció en las elecciones autonómicas y municipales de 2011 al autorizar el Tribunal Constitucional que concurriese a aquellos comicios locales y provocó la movilización de organizaciones de víctimas del terrorismo contra su presencia en las urnas.

 

Entre otras, se celebró en mayo de aquel año en Madrid una gran concentración convocada por la plataforma 'Voces contra el terrorismo', escisión de la AVT creada por Alcaraz, que pedía apoyo contra lo que las víctimas consideraron la vuelta de ETA a las instituciones. El PP, entonces en la oposición al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se movilizó mucho en apoyo de estos colectivos acusando a los socialistas de traición.