El PSOE se suma en el Congreso a las voces contra la polémica campaña de Zamora contra la violencia de género

La portavoz de igualdad del PSOE solicita retirar la campaña porque "ha intentado jugar con una campaña irónica, pero es difícil hacer una campaña irónica sobre violencia de género".

La portavoz de Igualdad del PSOE, Ángeles Álvarez, ha reconocido que la campaña contra la violencia machista de Zamora, 'Empapela la ciudad con chistes machistas', ha sido "desafortunada" y considera que "no merece la pena que la mantengan viva", porque "es difícil explicar el juego irónico que han intentado hacer". Esta iniciativa llevada a cabo por el Consistorio zamorano, de IU, muestra diferentes chistes machistas, como '¿Qué hace una mujer fuera de la cocina? Turismo', acompañado de un eslógan 'La violencia contra las mujeres no es un chiste. No seas cómplice".

 

"El Ayuntamiento de Zamora ha intentado jugar con una campaña irónica, pero es difícil hacer una campaña irónica sobre violencia de género", ha indicado la diputada, quien ha señalado que el Consistorio ·zamorano está ahora "pagando las consecuencias". Esas consecuencias a las que se refiere son las protestas de las asociaciones feministas, que han solicitado su retirada. También lo ha pedido este miércoles el grupo 'popular' en el Senado, alegando que estos anuncios "atentan contra el Pacto de Estado" en esta materia.

 

 

CONSULTA A LOS EXPERTOS

 

Sin embargo, Álvarez ha criticado al actitud del PP cuando, según ha recordado, el Ministerio de Igualdad ha tenido que retirar una campaña hace unos días y el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, "presentó la semana pasada una campaña del sexismo más rancio". "Los más grande de Galicia no se maltrata", dice el lema de esta iniciativa que, para la diputada, muestra a las mujeres como "monumentos a los que hay que cuidar".

 

Así, la socialista ha recordado que con estos temas hay que tener "mucho cuidado" y que "no vale sólo con hacer declaraciones contra la violencia machista si, desde las instituciones como el Ministerio de Igualdad, desde la Xunta o desde un ayuntamiento se promueve después el sexismo por mensajes confusos". En este sentido, ha recomendado a las administraciones que consulten antes a los expertos en esta materia, para estudiar el contenido, que a los publicistas que, a su juicio, sólo deberían encargarse del diseño.