El Ramos Carrión, listo para retomar las actividades tras cumplir con la legalidad

El teatro albergará un congreso nacional de la mujer rural el próximo día 10 de octubre. Se han derribado las taquillas ilegales y se avanza con la obra para el centro de congresos.

La Diputación de Zamora podrá retomar las actividades en el teatro Ramos Carrión tras el parón de los últimos meses y coincidiendo con el derribo de las taquillas. Cinco años se ha tardado en resolver el litigio entre la institución y los vecinos que denunciaron la construcción de estas taquillas tres lustros atrás porque consideran que la construcción, de hormigón, no cumplía con la servidumbre de luces y vistas.

 

En los últimos días se ha finalizado el derribo de esta pequeña construcción que se hizo para albergar las taquillas del teatro en su nueva andadura. Era uno de los pocos obstáculos que le quedaban para retomar la normalidad, aunque el Ramos Carrión lleva meses esperando para definir su modelo de gestión y, especialmente, recuperar el pulso de una programación estable. La tuvo muchos meses atrás cuando albergó una gala de la Cámara de Comercio, premios del deporte y pregón de la Semana Santa, algo que se interrumpió.

 

Ahoar la Diputación Provincial puede comenzar con la programación mensual del teatro Ramos Carrión. De hecho, la primera de las puestas en escena está previsto que se realice el próximo 10 de octubre con un congreso nacional de la mujer rural. Será el primer evento de este tipo que, si se cumplen los plazos, albergue el nuevo centro de congresos que está en obras desde el pasado mes de marzo. 

 

Las actuaciones que comprenden esta obra suponen dotar al teatro de tres nuevas salas de diferentes tamaños para que puedan ser utilizadas indistintamente en función de la capacidad prevista, lo que permitirá dotar al edificio, en pleno casco histórico, de un doble uso y cambiar la denominación del Teatro Ramos Carrión a "teatro-centro de congresos".