El Real Madrid acude a otra final de Copa contra el Barça

Lull, Ayon, Deck y sus compañeros en otra final

Los de Laso se imponen (93-81) a la 'Penya' en la segunda semifinal.

El Real Madrid sacó billete para 'su' final de Copa del Rey al superar (93-81) este sábado al Divina Seguros Joventut en una semifinal que dejó encarrilada antes del último cuarto (71-52), segundo despliegue sin fisuras en el torneo para jugar este domingo por el título ante el Barça Lassa en el WiZink Center.

 

Los de Pablo Laso jugarán su sexta final seguida de Copa, en busca de su quinto título en ellas, con otra actuación sobrada como la que trituró a Movistar Estudiantes en cuartos (94-63). El Madrid anuló al hombre récord de los 50 de valoración, un Nico Laprovittola que hizo historia contra el Baskonia, y sacó su arsenal liderado por Gustavo Ayón (16 puntos, 9 rebotes y 23 de valoración, casi todo en el primer tiempo), Randolph (15 y 8) y un Deck que vive su consagración.

 

Laso activó el plan anti-Nico, ató en corto a la estrella rival y con eso hizo más de la mitad del trabajo. El argentino se fue al descanso con dos canastas de 10 intentos, bien defendido por Causeur y Taylor. Además, como en la paliza a Estudiantes, de nuevo el rebote fue blanco de lejos (26-12, al descanso). Le falló la artillería desde el triple al anfitrión para romper el partido.

 

Por eso hizo la goma el luminoso, entre los golpes del Madrid y el trabajo de la 'Penya' por levantarse. Randolph, con ganas tras pasar desapercibido en cuartos de final casi por primera vez en toda la temporada, y Ayón castigaron a los de Badalona, y Todorovic tiró del carro (26-18). En el segundo cuarto, la rotación de los de Durán sufrió más si cabe ante un Madrid que perdonó, en buen ritmo desde el rebote pero sin acierto en ataque.

 

DECK, UN CRACK MÁS PARA LA CAUSA BLANCA

 

Escupió el aro los intentos de Rudy, Llull y el 'Facu', para dar vida al Juventut con los dos triples que sí metió Morgan. Al descanso la renta blanca quedaba instaurada en los 10 puntos, pero el tira y afloja subió de nivel e intensidad. Un grado más que dejó atrás en acierto y piernas a los verdinegros, incapaces de acercar la revancha por la derrota en su última presencia en 'semis', 2015 contra el Madrid. Los de Laso se marcharon 16 arriba de la mano de Deck, el nuevo héroe del Palacio, y un par de buenas defensas seguidas.

 

El argentino, que jugó su mejor partido con la camiseta blanca en el de cuartos de final contra el 'Estu', volvió a sacar garra y acierto. Llull se sirvió de una asistencia suya en otro triple, mientras la 'Penya' tiraba de fe, con el orgullo canario del Iberostar Tenerife aún fresco en el parqué. Como ellos, el Juventut se fue una veintena abajo (71-52) al último cuarto.

 

Randolph quiso ser estilete en un intercambio de golpes que llegó a sembrar algo de incertidumbre. Sin nada que perder, los de Durán soltaron muñecas, pero las del Madrid no se encogieron. Rudy y un Campazzo director de juego también sumaron convirtiendo en imposible en sueño de una 'Penya' que regresa al escaparate nacional aunque sea sin el premio de una final de Copa 11 años después.