El Real Madrid luchará por el título tras fulminar a Gran Canaria por la vía rápida

El campeón de Europa volvió a esquivar el intento amarillo de alargar su segunda presencia en semifinales.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

HERBALIFE GRAN CANARIA: Oliver (10), Radicevic (4), Rabaseda (12), Baéz (17) y Fischer (2) --quinteto inicial-- Mekel (4), Aguilar (15), Eriksson (10), Balvin (11), Pasecniks (5) y Paulí (2).

 

REAL MADRID: Doncic (11), Causeur (4), Carroll (17), Thompkins (4) y Tavares (8) --quinteto inicial-- Campazzo (2), Rudy Fernández (21), Taylor (5), Randolph (2), Llull (13), Reyes (6) y Ayón (6).

 

PARCIALES: 27-25, 23-25, 21-29, 21-20.

 

ÁRBITROS: Hierrezuelo, Cortés, Manuel. Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Gran Canaria Arena, 6.419 espectadores.

El Real Madrid remató la serie de semifinales del 'Playoff' ante el Herbalife Gran Canaria este jueves con la victoria (92-99) en suelo canario, para poner el 3-0 y avanzar a su séptima final seguida de Liga Endesa por la vía rápida, capaz de subir y subir el nivel hasta impedir la hazaña amarilla con un triple de Jeffery Taylor a 30 segundos del final.

 

El campeón de Europa volvió a esquivar el intento amarillo de alargar su segunda presencia en semifinales. El Madrid respondió de nuevo a la progresión del 'Granca' en la serie, con un Rudy Fernández crecido (21 puntos y 5 rebotes), chispazos de Carroll (17) y la conducción de Doncic desatascando siempre sobre la pista. A pesar del golpe en el último cuarto, aún tuvo que sudar el Madrid para acudir a su cita con la final.

 

De nuevo saltaron chispas del choque del blanco con el amarillo, en otra primera mitad de festival ofensivo. El 'Granca' buscó llevar la delantera como el martes en la capital, pero la infinita respuesta del Madrid mantuvo la abultada igualdad al descanso (50-50). Rabaseda inició la apuesta local, pero fueron Oliver y Báez los que permitieron a su equipo desafiar al campeón de Europa.

 

Los 21 puntos entre ambos, más los triples de Aguilar y los mates de Balvin no fueron suficiente. Llull y Rudy, con dos triples cada uno, dieron la réplica a ese acierto para evitar que la mecha amarilla prendiese el Gran Canaria Arena. Amagó con hacerlo de inicio, como lograran hacer en la Supercopa ante el mismo rival, tras una antideportiva de Carroll (14-8) y después con Balvin.

 

El 'Granca' siguió a los suyo, en esa progresión de juego en su cita con los blancos para no perder la cara al partido. Tras el descanso, fue el Madrid quien golpeó. Doncic, un Carroll con ganas desde esas primeras faltas y Tavares entrando en juego dieron colchón a los de Laso (54-64). Una desventaja de 10 que Eriksson y Aguilar impidieron empeorar, con los de Casimiro sufriendo a remolque.

 

El Madrid abrió brecha y, con la herida abierta, el 'Granca' se rebeló como ya supo hacer contra el Valencia en cuartos. Los de Laso endurecieron la defensa, Reyes, el hombre récord en partidos ACB, se adueñó del rebote, y Rudy comenzó a multiplicarse (79-88). La rotación blanca mantuvo la renta hasta el intento de épica canaria con los triples de Eriksson y Báez a menos de un minuto (89-92).

 

El campeón de Europa no celebró el pase antes de tiempo y volvió a dar una vuelta de tuerca a una serie de mucho nivel. Un ataque bien movido que se encargó de finiquitar Taylor. Un triple que silenció al Gran Canaria Arena hasta el pitido final. Después llegó el reconocimiento de la isla a un equipo que jugará Euroliga la próxima campaña. Mientras, el Madrid piensa ya en la reconquista.