El sendero de los molinos de Villardiegua, listo de nuevo para el disfrute de los visitantes

El delegado de la Junta, con los alcaldes en el mirador.

La infraestructura, destruída durante el grave incendio de 2013, ha sido arreglada por la Junta de Castilla y León. Se ha recuperado el mirador existente y se ha construído otro con vistas al Duero. La rehabilitación tiene un espacio para homenajear a los que colaboraron en la extinción.

El delegado territorial de la Junta, Alberto Castro, junto a los alcaldes de los pueblos de Villardiegua de la Ribera, Silvestre Antonio Fernando, y Villadepera, José Ignacio Isidro, ha visitado esta mañana las actuaciones realizadas en la ruta ‘Ribera de los Molinos’, ubicada en el término municipal de Villardiegua, tras el incendio que afectó a esta zona del Parque Natural de Arribes del Duero en agosto de 2013. Alberto Castro, acompañado también por el jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, la directora del Parque Natural Arribes del Duero y personal de la guardería forestal, ha podido comprobar durante la caminata los paneles interpretativos y ha disfrutado de las vistas de los miradores, uno de ellos de nueva creación.

 

 

Durante el recorrido el delegado territorial de la Junta, Alberto Castro, ha señalado que “todas las actuaciones de Medio Ambiente han ido encaminadas a restaurar y potenciar este espacio natural que sufrió un grave deterioro a raíz del incendio acaecido hace casi dos años y que vino de Portugal y pasó la barrera del río Duero”. Además, el delegado ha indicado que “ahora, podemos disfrutar no solo del mirador que quedó destruido, sino que se ha realizado uno nuevo al final de la senda con vistas espectaculares del cañón del Duero y los molinos, por lo que invito a los zamoranos y a todos los amantes de la naturaleza  a caminar por esta ruta de Los Arribes”.

 

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, ha invertido 15.000 euros para reconstruir las infraestructuras dañadas como señales, paneles informativos o miradores, y retirar la vegetación muerta en la zona de la ruta y el entorno de la ribera y los molinos. Los daños del incendio alcanzaron a muchas de las infraestructuras de uso público de este espacio natural de Arribes del Duero, que son el soporte de gran parte de las actividades de desarrollo turístico en la comarca.

 

Entre las actuaciones que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha llevado a cabo están la recuperación de un primer mirador donde se ha instalado una mesa informativa que quiere ser un tributo a todos los que colaboraron en la extinción del incendio -a los vecinos y a la solidaridad de instituciones y particulares-. Al final de la senda se ha construido un nuevo mirador con vistas del cañón del Duero y de los molinos. Además, se han instalado siete paneles interpretativos en los que -a manera de fábulas y cuyos protagonistas son animales del entorno de los Arribes- se reflexiona sobre la conservación del medio y sus valores. Finalmente, se ha retirado la vegetación muerta del entorno de la ribera y los molinos, así como de las zonas cercanas al trazado del sendero.

 

Este sendero es una de las rutas más visitadas en Villardiegua de la Ribera. Tiene una longitud de unos 700 metros y su grado de dificultad es sencillo. Su señalética y mirador quedaron totalmente destruidos tras el incendio. El sendero recorre un regato donde se asentaron en su día más de una docena de molinos, algunos aún conservados y otros recuperados gracias al trabajo colectivo de grupos de voluntarios, vecinos y el Ayuntamiento de Villardiegua de la Ribera. Tras el incendio se hacía necesaria una reposición de la señalización y una nueva dotación de contenidos que hiciera más atractiva la senda para el uso de visitantes y vecinos.