El turismo marca en julio uno de los peores datos de la última década en Zamora

Turistas en la plaza de la Catedral.

El número de viajeros y pernoctaciones está por debajo del alcanzado en los últimos diez años y entre junio y julio han llegado casi 3.000 viajeros menos.

Los datos de uno de los principales indicadores turísticos, el de ocupación hotelera, han supuesto una nueva preocupación para el sector en la provincia, que ve como las cifras de este 2015 no remontan. De hecho, solo en enero se registraron más visitantes que en el mismo mes del año 2014. En los meses de verano los establecimientos hoteleros han registrado casi 3.000 viajeros y 1.300 pernoctaciones menos que en el cómputo de junio y julio, a la espera del resultado que arrojen los datos de agosto y septiembre.

 

Según los datos de la última encuesta hotelera, publicados por el INE este lunes, durante el mes de julio llegaron a la provincia 22.479 viajeros; este dato se corresponde al número de turistas alojados en establecimientos hoteleros. La cifra no solo es más baja que la de julio del año pasado, sino que es una de las peores de la última década. De hecho, solo es mejor que la de 2013 (21.703 viajeros entonces) y está lejos de la media de los diez últimos años, cuando la cifra de viajeros ha rondado los 25.500 (con un máximo de 27.706 en 2009).

 

El mal dato se corrobora con la cifra de las pernoctaciones, que es la peor de la última década, sin paliativos. Según el INE los establecimientos hoteleros de la provincia sumaron 33.321 pernoctaciones, por debajo de los últimos años y todo un mundo menores que las del máximo reciente, 2008, cuando en su mes de julio se sumaron más de 47.000 pernoctaciones.

 

El dato confirma una larga mala racha para el turismo zamorano, al menos, en lo que a viajeros y pernoctaciones se refiere. Este 2015 este dato ha estado todos los meses netamente por debajo de los niveles de 2014, incluso también las fechas de Semana Santa; la única excepción ha sido enero, único mes en el que hubo más visitantes que el pasado año, pero que es un mes flojo para Zamora. Con las pernoctaciones ha habido algo más de suerte: en julio se marcaron cifras por debajo de las de 2014, pero el cómputo del año está parejo porque en varios meses se han registrado más.