El verano maltrata a Zamora con siete grandes incendios en menos de dos meses

La provincia sufre el mayor número de incendios que han alcanzado el nivel 2 de peligrosidad en la temporada alta del dispositivo de extinción. Fermoselle, Trabazos o Pino del Oro, tristes protagonistas.

La Junta de Castilla y León acaba de dar por terminada la época de alto riesgo de incendio, aunque el operativo se va a mantener todavía varias semanas por las condiciones climáticas. En la actual situación meteorológica, de sequía y temperaturas altas, la Junta ha declarado peligro medio en toda la Comunidad y mantiene la mayor parte de sus recursos humanos y materiales de lucha contra incendios forestales. De momento, la situación afecta a la primera semana de octubre y, probablemente, se extenderá a la segunda si no hay cambios en el tiempo.

 

Pero, de momento, la temporada alta de incendios ha dejado un balance desastroso para Zamora. En poco más de dos meses, la provincia ha sido escenario de siete grandes fuegos que llegaron a ser declarados 'nivel 2' de peligrosidad por su fuerza y por proximidad a poblaciones. Es la mayor cifra de todas las provincias de Castilla y León. León, con tres incendios 'nivel 2', y Ávila con otros dos son las otras grandes perjudicadas.

 

En el caso de Zamora, además, se han repetido incendios en localidades que ya habían tenido algún fuego importante. Así, este verano Trabazos tuvo incendio el 21 de julio y el 11 de septiembre, con lo que la temporada empezó y acabó con un fuego importante en esta localidad. Fermoselle sufrió dos fuegos 'nivel 2' en poco más de una semana, entre finales de agosto y principios de septiembre, y llegó a estar cercada por el fuego. Además, Figueruela de Arriba alcanzó el nivel 2 el 24 de agosto, Vega de Tera el 17 de julio y Pino del Oro, uno de los fuegos más importantes del verano, con más de 3.000 hectáreas quemadas y que obligó a desalojar un pueblo y cortar la carretera nacional.