El Vía Crucis y las Siete Palabras, protagonistas del Martes Santo en Zamora

Las dos procesiones del Martes Santo gozarán de un clima benigno.

El Vía Crucis y las Siete Palabras protagonizan este Martes Santo en Zamora, que gozará de un buen clima, sin previsión de lluvia y con una temperatura agradable para la época del año en la que estamos. Las dos procesiones sacan a la calle algunas de las imágenes más valorada de la Pasión zamorana, como el Nazareno de San Frontis o el Cristo de la Agonía.

 

HORARIOS, RECORRIDOS Y CALENDARIO DE PROCESIONES ZAMORA 2018

 

El Martes Santo en Zamora se iniciará con la Procesión del Vía Crucis, que partirá de la santa Iglesia Catedral a las 20.15 horas, mientras la devoción, el silencio y el respeto inunda las calles zamoranas para acompañar a Jesús y su madre. Las imágenes de 'El Nazareno', obra del siglo XVII y autor desconocido, y de 'La Virgen de la Esperanza' se dirigirán guiadas por cientos de cofrades hacia los barrios bajos para cruzar el Puente Medieval, justo el camino inverso que el Cristo hizo en su traslado desde la parroquia de San Frontis, donde recibe culto y reposa todo el año.

 

Los cofrades que acompañan al Nazareno llevan escapulario y fajín morado mientras que los que guían a La Virgen de la Esperanza van vestidos con capa y fajín del mismo color y ambas imágenes son portadas a hombros en todo el recorrido en que se realizan las XIV Estaciones del Vía Crucis.

 

Una vez que ambas tallas cruzan el Duero por el puente románico, el Nazareno se despide la Virgen que se dirige hacia el Convento de las Madres Dominicas Dueñas, donde permanecerá hasta el Jueves Santo. La imagen de Jesús será trasladada hacia la Iglesia de San Frontis, en cuya plaza se reza el Vía Crucis, para concluir en este templo parroquial.

 

 

Procesión de las Siete Palabras

 

Pasada la medianoche y tras celebrarse la eucaristía, partirá desde la Iglesia de Santa María de La Horta la Procesión de las Siete Palabras, con el Cristo de la Agonía, talla anónima del siglo XVII que es llevado a hombros por los cofrades de Las Siete Palabras. Se trata de una talla de tamaño natural en madera de pino. Durante este desfile procesional, los hermanos portan siete pequeños crucifijos con siete estandartes con las últimas palabras que pronunció Jesús en la cruz.