En marcha el proceso para derribar construcciones adosadas a la Muralla Medieval de Zamora

Derribo de la pequeña construcción de Ciclos Piti, adosada a la muralla.

Con el derribo del antiguo taller de Ciclos Piti el Ayuntamiento inicia el nuevo proceso de liberación de nuevos tramos de la Muralla Medieval en la avenida de la feria. El Ayuntamiento ha gastado 800.000 euros en expropiaciones y tiene proyectos listos para derribar la mitad de las construcciones actuales.

Con el derribo del antiguo taller de Ciclos Piti, que se ha llevado a cabo este miércoles, el Ayuntamiento de Zamora inicia un nuevo proceso de liberación de la Muralla Medieval en la zona de la avenida de la Feria, con el propósito de recuperar este bien patrimonial de todos los zamoranos y como un bien artístico, histórico y cultural destacado para la promoción turística y económica de la ciudad, como señaló el propio alcalde, Francisco Guarido, antes de iniciarse el proceso de derribo del ya histórico taller de reparación de bicicletas situado en la cuesta de San Bartolomé, frente al Arco de Doña Urraca.

 

Se trata de una edificación de 20 metros cuadrados cuya expropiación y derribo por el Ayuntamiento estaba contemplada ya en el Plan Especial del Casco Antiguo. El coste de la actuación ha sido de 14.000 euros, e incluye además de la eliminación de la construcción adosada, la adecuación del espacio resultante cuyo rasante se elevará hasta el nivel de la cuesta de Santa María la Nueva, con la construcción de un muere te piedra que dé continuidad a la subida existente y la colocación de un pretil de seguridad de unos 60 cm. de altura.

 

El alcalde aseguró que a esta actuación van a seguir otros derribos de edificaciones adosadas en la avenida de la Feria, el primero de los cuales será el nº 31, seguido de varios más a lo largo del presente año y que podrían alcanzar a prácticamente la mitad de las edificaciones todavía existentes.

 

De hecho el Ayuntamiento ha gastado ya unos 800.000 euros en expropiaciones, que incluyen además de los edificios mencionados los números 7, 17, 19, y 41 de la avenida de la Feria, el nº 2 de la bajada de San Martín y el nº 7 de la calle Mesones, todas ellas de común acuerdo con los propietarios y respetando los intereses de éstos o de sus inquilinos.

 

Además en el presupuesto actual se han consignado fondos procedentes del remanente del pasado año para expropiación del nº 37 y las indemnizaciones a inquilinos del nº 11 que es también el más voluminoso y cuya expropiación ya ha sido efectuada por sentencia judicial; así como el número 9 de la calle Mesones que se ha retrasado al no haber localizado a uno de sus titulares. Además el Ayuntamiento dispone ya de los proyectos de derribo para las primeras edificaciones que fueron redactados por los técnicos contratados en el Plan de Empleo del pasado año, y los que aún están pendientes se realizarán en el próximo Plan de Empleo, según manifestó el acalde.

 

Guarido se ha mostrado convencido de que la eliminación de todas estas edificaciones se podrá llevar a cabo antes de que finalice el actual mandato municipal con lo que se habrá dado un paso importante para la recuperación total de la Muralla que es un elemento muy importante para la ciudad y un bien cultural de primer orden para la promoción turística junto con otros elementos como el Románico, el Duero o la gastronomía zamorana

Noticias relacionadas