España se seca: las reservas de agua están por debajo del 50%

La reserva hidráulica sigue bajando y se sitúa al 46,5% de su capacidad, un 15,6% menos que hace un año. Solo la mitad de los embalses españoles supera el 50% de capacidad total. El Segura lleva en sequía desde 2015 y se prolongará hasta 2018.

ESTE AÑO HIDROLÓGICO SE PERFILA COMO EL MÁS SECO DEL ÚLTIMO LUSTRO

 

En este contexto, el año hidrológico 2016-2017 (1 de octubre a 30 de septiembre) está siendo el más seco de los últimos cinco años, al registrar una acumulación de precipitaciones media de 507 litros por metro cuadrado desde el pasado 1 de octubre hasta el 31 de julio, frente a los 578 litros recogidos durante el mismo periodo de 2016, los 563,2 de 2015, los 582,9 de 2014, y los 777,1 de 2013, según datos facilitados a Europa Press por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

 

Al comparar el agua embalsada en España desde el 1 de octubre al 31 de julio de los últimos 15 años hidrológicos, este ejercicio 2016-2017 es el más seco desde 2012, cuando se acumularon 418,8 litros por metro cuadrado. Aunque, según los datos, más seco que 2012 fue el 2005, cuando las lluvias recogidas ascendieron a 383,5 litros, el año con menos precipitaciones de los últimos 15, desde 2002.

 

Así, hasta julio de cada ejercicio hidrológico, y por orden de más acumulación a menos, está el año 2010 (810,4); 2013 (777,1); 2004 (686,5); 2011 (657,9); 2007 (651,4); 2003 (664,8); 2014 (582,9); 2016 (578); 2015 (563); 2008 (546,8); 2009 (544,3); 2006 (539,5); 2017 (507); 2002 (502,9) y el más seco, 2005 (383,2).

La reserva hidráulica española continúa bajando y se encuentra este martes, 8 de agosto, al 46,5 por ciento de su capacidad total, con 26.003 hectómetros cúbicos, lo que supone una disminución de 823 hectómetros cúbicos respecto a la semana pasada, o lo que es lo mismo, una bajada de 1,5 puntos, según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA). De este modo, los pantanos se encuentran 15,6 puntos por debajo de los valores de hace un año en estas fechas, cuando el agua embalsada estaba al 62,1 por ciento.

 

La reserva del Duero, que también está declarada en situación de sequía desde este año, cuenta con 2.966 hectómetros cúbicos, lo que supone el 39,5 por ciento de su reserva total (1.9 por ciento menos que la semana pasada y hasta 38,3 puntos menos que en 2016).

 

No obstante, el agua acumulada se reparte de forma desigual por la geografía española. Así, los mayores déficits se encuentran en la cuenca del Segura, que con 231 hectómetros cúbicos, está al 20,2 por ciento de su capacidad total (0,9 por ciento menos que la semana pasada y 9,4 puntos menos que hace ahora un año). Esta cuenca está declarada en situación de sequía desde el año 2015, y será prolongada, al menos, hasta el septiembre de 2018.

 

Le sigue la cuenca del Júcar, --al igual que el Segura, en situación de sequía desde el 2015-- que con 1.032 hectómetros cúbicos se encuentra al 30,9 por ciento (un 1 por ciento menos que la semana pasada, y 0,4 puntos menos que en 2016). La reserva del Guadalquivir acumula 3.202 hectómetros cúbicos, al 39,4 por ciento de su capacidad(1,3 por ciento menos que la semana pasada y 16,5 puntos por debajo de los valores del año anterior).

 

La cuenca Mediterránea Andaluza que está al 40,3 por ciento con 473 hectómetros cúbicos (0,9 puntos por debajo de la semana pasada y 0,7 puntos menos que en 2016). Le sigue reserva hidráulica del Tajo, que acumula 4.915 hectómetros cúbicos, el 44,6 de su capacidad total (0,9 por ciento menos que la semana pasada y 16,6 puntos menos que hace un año). Tras el Tajo, se sitúa el agua acumulada en Guadalete-Barbate, que está al 45,7 por ciento con 754 hectómetros cúbicos (1 por ciento menos que la semana pasada y 13,9 puntos menos que hace ahora un año).

 

La última cuenca por debajo del 50 por ciento es la del Guadiana, que está al 49,8 por ciento, que cuenta con 4.615 hectómetros cúbicos (1,1 por ciento menos que la semana pasada y 12,9 puntos menos que en el año 2016).

 

 

LA MITAD DE CUENCAS POR ENCIMA DEL 50%

 

Un total de 8 cuencas se encuentran por encima del 50 por ciento. La que más agua acumula en España es la reserva del Cantábrico Occidental, que se encuentra al 83,9 por ciento con 448 hectómetros cúbicos (1,1 por ciento menos que la semana pasada, y 1,8 puntos por encima del agua acumulada el año pasado). Le sigue el Tinto, Odiel y Piedras, que están al 75,1 por ciento con 172 hectómetros cúbicos (0,9 por ciento menos que la semana pasada y 0,4 puntos por debajo de los valores de hace ahora un año).

 

El Cantábrico Oriental se encuentra al 74,0 por ciento con 54 hectómetros cúbicos (1,3 por ciento menos que la semana pasada y 3,1 puntos más que en 2016 en estas fechas). Continúan las cuencas internas de Cataluña, al 70,0 por ciento con 474 hectómetros cúbicos (1,8 por ciento menos que la semana pasada y 3,4 punto más que el año anterior).

 

Le siguen las cuencas internas del País Vasco, al 66,7 por ciento de su capacidad total con 14 hectómetros cúbicos (4,7 por ciento menos que la semana pasada y 9,5 puntos menos que en 2016). La cuenca de Galicia Costa se encuentra al 64,5 por ciento de su capacidad con 441 hectómetros cúbicos (1,1 por ciento menos que la semana pasada y 13 puntos menos que hace un año).

 

Por último se encuentras las cuencas del Miño-Sil, al 59,9 por ciento con 1.814 hectómetros cúbicos (1,2 por ciento menos que la semana pasada y 16,3 puntos menos que en 2016), y la del Ebro, que con 4.398 hectómetros cúbicos está al 58,6 por ciento de su capacidad (3,1 por ciento menos que la semana pasada y 8,2 puntos menos que hace un año).

 

 

EL ABANDONO DE LOS MONTES FAVORECE LA SEQUÍA

 

El investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto Pirenaico de Ecología Sergio Vicente ha señalado, en declaraciones a Europa Press, que aunque las sequías en España son "recurrentes" por el propio clima Mediterráneo, "un factor determinante" que está "agravando la situación": "el incremento de la vegetación por el abandono de los montes, que substraen agua, así como las altas temperaturas, que provoca que la atmósfera demande más" este recurso.

 

Asimismo, ha lamentado que España "no cuenta con un sistema de seguimiento de la sequía" por lo que se debería poner en marcha un "sistema de monitorización" para que este fenómeno y sus impactos "no pillen por sorpresa".