España y Portugal siguen sin concretar sus planes para el gasoducto por Zamora

Mapa de las interconexiones gasistas para Europa.

Rajoy y Passos Coelho cierran la cumbre hispano lusa con una nueva declaración genérica que no especifica sus intenciones sobre el gasoducto que une ambos países a través de la provincia de Zamora.

Los gobiernos de España y Portugal han vuelto a perder la ocasión de concretar sus planes para el gasoducto que debería servir para fortalecer el mercado ibérico único del gas y las interconexiones energéticas entre ambos países y Europa. La cumbre hispanolusa celebrada este lunes en Baiona (Pontevedra) se ha cerrado con una nueva declaración genérica en este aspecto y en otros que afectan a Zamora, con lo que se queda en el tintero una infraestructura que ya ha empezado a ejecutarse en el lado portugués y para la que todos, empresas y la empresa estatal de infraestructuras gasistas, esperan indicaciones por parte del Gobierno.

 

Tras el encuentro entre Mariano Rajoy Passos Coelho, el gobierno español enviaba un documento de conclusiones con algunas alusiones a la conexión energética. Según el documento, este lunes España y Portugal han ratificado su compromiso de "continuar trabajando para aumentar el nivel de interconexiones energéticas de los dos países con el resto de la UE", especialmente en el marco de la Declaración de Madrid de 4 de marzo de 2015 y del MoU para el establecimiento de un Grupo de Alto Nivel sobre 7 interconexiones en el Suroeste de Europa, acordado en Luxemburgo el pasado 15 de junio y que será ratificado en breves fechas por los ministros.

 

Rajoy y Passos Coelho, este lunes en Baiona. Foto: Moncloa

 

Ese día ambos países, reunidos con Francia, ya cerraron la reunión sin aclarar qué planes tenían para el gasoducto entre España y Portugal que tiene previsto su recorrido por la provincia de Zamora en dirección al nudo que alberga la provincia. Entonces expresaron su "firme compromiso" con las interconexiones energéticas, que deben ser de "crucial importancia" en el objetivo de lograr un mercado interior de la energía en Europa, pero no especificaron nada sobre el gasoducto España-Portugal que debe discurrir por Zamora, pendiente desde 2009, prioritario para recibir financiación y que está entre los proyectos energéticos señalados por la Comisón Europea, pero que no termina de arrancar.

 

El presidente francés, François Hollande, avanzó que el proyecto supone la reanudación del proyecto 'Midcat', un gasoducto que unirá Cataluña con el sur de Francia y el inicio de los "estudios necesarios" para pasar a una segunda fase de esta obra. Sin embargo, nada se dijo del otro gasoducto incluído por la UE entre sus planes prioritarios, el que conecta Portugal y España por la provincia zamorana, un proyecto aprobado por primera vez en una cumbre hispano-lusa celebrada precisamente en Zamora en 2009. Se trata del gasoducto que uniría Zamora con Bragança y que permitiría unir el sistema luso, con punto de entrada en sus puertos, con el nudo gasista que actualmente hay en Zamora. El proyecto contempla un total de 310 kilómetros y capacidad prevista de 142 GWh/d (gigavatios hora diarios). Esta infraestructura está entre las que espera su momento desde que el pasado verano Rajoy y Passos Coelho firmaran un pacto por el mercado gasista ibérico y apostaran por las interconexiones.

 

Este gasoducto es fundamental no solo para la interconexión con Europa que permita a la UE reducir su dependencia del gas ruso, sino para el proyecto de mercado ibérico único del gas. Según la declaración firmada este lunes, España y Portugal se comprometen a desarrollar los trabajos necesarios que posibiliten la firma en los próximos meses de un Tratado Internacional en el que se contemple la integración gradual de ambos mercados. 

 

Profundizar en el desarrollo del Mercado Ibérico del Gas permitirá, según Moncloa, "reflejar una señal de precios del gas natural en la península ibérica transparente, lo que incrementará la competencia en el sector y la convertirá en una alternativa razonable para el abastecimiento de gas natural a Europa, gracias al impulso de las redes de infraestructuras energéticas". Esta es la única alusión a una obra que lleva esperando años y que siguen en lista de espera.