Fomento despierta la autovía Alcañices-Portugal para que 2018 sea 'su' año

La exministra Ana Pastor, en su última visita a Zamora para hablar de las infraestructuras zamoranas.

Año y medio después del compromiso entre Pastor y Martínez Maíllo, la autovía A-11 da un nuevo paso con la publicación del estudio ambiental. Hay algunos cambios, pero se mantienen los cuatro tramos, y las obras se pueden iniciar a lo largo de 2018.

El Ministerio de Fomento ha reactivado la conversión en autovía del tramo entre Alcañices y la frontera con Portugal, una obra pendiente desde hace años y que puede llegar a buen puerto a partir de 2018. Hacía más de año y medio, en agosto de 2015, que la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, había prometido al entonces presidente de la Diputación, Fernando Martínez Maíllo, que el ministerio retomaría estas obras, pero no se había producido ninguna señal en esa dirección. Hasta ahora.

 

Fomento ha aprobado provisionalmente hace unos días y para su sometimiento a información pública el documento técnico “Actualización del procedimiento de evaluación ambiental de la A-11, tramo: Zamora (N) – Frontera portuguesa”, que incluye el estudio de impacto ambiental. La evaluación ambiental resulta indispensable para la protección del medio ambiente y a través de la evaluación de proyectos garantiza una adecuada prevención de los impactos ambientales que se puedan generar.

 

Es uno de los últimos pasos antes de licitar las obras. Los planes de Fomento son aprobar este estudio y empezar a licitar obra a lo largo del año; el anterior compromiso era haber adjudicado las actuaciones en 2016, al menos, la de alguno de los cuatro tramos. Según los presupuestos del Estado del año pasado, había partidas previstas para reactivarla. Este es uno de los tramos más peligrosos de las carreteras zamoranas y, además, suponen un cuello de botella de la conexión con Portugal, donde la carretera con la que entronca ya está convertida en autovía.

 

 

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

 

El tramo objeto de estudio se encuentra comprendido en el itinerario de la carretera N-122, de Zaragoza a Portugal, entre la ronda Norte de Zamora y la frontera con Portugal, con una longitud aproximada de 71,4 km. La autovía contará con dos calzadas de 7,0 m de anchura, arcenes exteriores de 2,5 metros e interiores de 1 metros y mediana de 10 metros. El coste previsto es de 328 millones de euros.

 

 

El estudio de impacto ambiental integra en un único documento los condicionantes ambientales identificados en el ámbito de los cuatro proyectos de trazado y construcción de esos cuatro tramos en los que se subdivide la actuación. Son los mismos que se habían aprobado hace años:

  • Ronda Norte de Zamora – Ricobayo
  • Ricobayo – Fonfría
  • Fonfría – Alcañices
  • Alcañices – Frontera con Portugal

 

El estudio de impacto ambiental toma como punto de partida la alternativa seleccionada en el estudio informativo y la desarrolla bajo la premisa de dar riguroso cumplimiento a las prescripciones de la declaración de impacto ambiental, resultando que:

  • Se ha reducido el número de viaductos.
  • Se han adecuado los pasos a distinto nivel para la fauna y se han considerado nuevos pasos de ganado y de reposición de caminos agrícolas.
  • Se ha desplazado hacia el sur la variante de Alcañices para evitar la intrusión visual sobre el núcleo urbano en el entorno del cruce del arroyo Rivera de Bozas.
  • En su tramo final, se aprovecha la variante de la carretera N-122 de San Martín del Pedroso, de reciente construcción, con lo que se evita la ejecución del túnel inicialmente previsto en el estudio informativo, y se bordea el castro de El Pedroso, declarado Bien de Interés Cultural.

 

 

UNA LARGA REIVINDICACIÓN

 

La conversión en autovía de la N-122 ha sido un clamor desde hace años y se ha incrementado este año con los desgraciados accidentes de tráfico en la provincia de Zamora, donde esta nacional tiene un amplio recorrido plagado de tramos peligrosos como denuncian los principales estudios de seguridad vial, como EuroRapp. Ya el año pasado, cuando el Gobierno presentó el proyecto de presupuestos para 2015, se apuntó que a partir de 2016 podrían llegar una gran inversión para que la denominada autovía del Duero, la A-11, fuera una realidad especialmente allí donde no se había desdoblado, especialmente a su paso por Soria y Zamora.

 

El PP de Zamora reitera que esta autovía siempre ha sido una de sus reivindicaciones al Gobierno, con independencia del signó político de turno, y  que fueron sus alcaldes los que el 27 de marzo del 2011 convocaron una marcha al respecto a la que se sumó gran parte de la sociedad civil zamorana