Fomento empieza a poner 'parches' a la N-631 a razón de 180 euros por metro

La N-631 en Zamora, uno de los tramos de especial vigilancia. Foto: F. Oliva

La reparación superficial de la N-631, en la que se van a invertir 10 millones de euros, empieza por tramos próximos a Ricobayo.

La oleada de protestas por el estado de varias carreteras ha surtido efecto entre los responsables de Fomento. El estado de las autovías como la A-62 y la A-66 en las provincias de Valladolid, Salamanca y Zamora, o de carreteras como la zamorana N-631 ha generado importantes quejas, y una reacción en forma de obras en uno de los tramos en peor estado, la autovía entre Salamanca y Tordesillas, pero falta saber cuándo se arreglará la A-66 entre Benavente y León o entre Guijuel y Sorihuela, donde se han impuesto limitaciones de velocidad como respuesta al mal estado del firme. El Ministerio de Fomento invertirá más de 23 millones de euros en la reparación del firme de las carreteras A-66 (Autovía Ruta de la Plata) y A-62 (Autovía de Castilla) que atribuye a la complicada meteorología de este invierno.

 

Este lunes ha empezado el arreglo del tramo entre Salamanca y Tordesillas de la A-62, anunciado por el Gobierno al poco de iniciarse las denuncias públicas, entre otras, las de este medio, por el vergonzoso estado de un tramo con un tráfico de miles de coches al día. El trayecto entra en provincia de Zamora. Eso sí, Fomento reconoció que se iba a aplicar una delgada capa, y así se está haciendo en cortos tramos; una solución que podría no durar mucho, pero que mejorará algo la calidad de rodadura. El presupuesto es de 4,15 millones de euros para 75 kilómetros: a 55 euros por metro. Las obras se extenderán desde aproximadamente el P.K. 156 de la A-6 hasta el P.K. 231+700, en un tramo de autovía dentro de las provincias de Valladolid, Zamora y Salamanca.

 

Al tiempo se están ejecutando las primeras reparaciones en la N-631, la carretera que comunica la Sierra de la Culebra. El estado de esta nacional es lamentable, especialmente desde La Encomienda hasta Tábara, trayecto en el que está roto y lleno de baches. Antes del puente de La Estrella sí se han arreglado algunos tramos y es lo que está previsto hacer en el resto, donde ya están las consabidas señales de 'firme en mal estado' con las que Fomento se 'lava las manos'. La inversión prevista es de 10 millones de euros para los 55 kilómetros entre el embalse de Ricobayo y Ríonegro del Puente: 181.000 euros por kilómetro, 180 por metro. Además, desde hace unas semanas son visibles en la autovía Ruta de la Plata entre Salamanca y Zamora algunos pequeños arreglos en las uniones de viaductos donde los vehículos golpeaban con fuerza.

 

Ahora, falta que el arreglo llegue a otros tramos donde Fomento ha aplicado las limitaciones de velocidad para mitigar los problemas de rodadura por los numerosos baches. Es la solución que se ha tomado en el tramo de la A-66 entre Benavente y León donde también se ha limitado a 100 la velocidad máxima en vez de arreglarlo. Este arreglo no tiene fechas todavía. El Gobierno no ha ejecutado los 12 millones de euros previstos para arreglar el asfalto en esta conexión vital para Asturias y León, y que pasa por la provincia de Zamora, y para este 2018 sólo hay una partida de una tercera parte de la cuantía.

 

La limitación de velocidad rige también en el tramo entre Sorihuela y Guijuelo de la A-66 desde que se proyectó, pero se ha rebajado a 80 km/hora porque tiene su firme muy mal y sólo ha recibido 200.000 euros de presupuestos.