Furgonetas y camiones de reparto contaminantes, fuera del centro de Salamanca: la futura Zona de Bajas emisiones exige híbridos o eléctricos
Cyl dots mini

Furgonetas y camiones de reparto contaminantes, fuera del centro de Salamanca: la futura Zona de Bajas emisiones exige híbridos o eléctricos

Vehículos de transporte en la Rúa, antes de la entrada en vigor del nuevo bando.

El borrador de reglamento de las ZBE exige que  el reparto de mercancías y paquetería se realizará con vehículos alternativos de nulas o bajas emisiones, es decir, eléctricos o híbridos con etiquetas 'verdes' de la DGT.  Habrá una moratoria para adaptarse.

La implantación de la futura Zona de Bajas Emisiones en Salamanca, el área de la ciudad en la que estará prohibido circular con los vehículos contaminantes, va a suponer una revolución. La medida es el pináculo de un plan global que incluye peatonalizaciones, mejora de la contaminación, más espacio para los peatones y modos de vida más saludables, y eso va a suponer cambios y algunas renuncias. Y muchas cosas no podrán ser como hasta ahora, entre ellas, una de las más afectadas: el transporte de mercancías, el conocido como 'carga y descarga'.

 

La futura ZBE tiene que dar en breve pasos decisivos. El ayuntamiento va a presentar su proyecto a la convocatoria de fondos europeso y está esperando las instrucciones del ministerio para definir cómo serán estas áreas. Y el área de transición y transportes del Gobierno ya dado una primera pauta con un borrador con las principales características y medidas para implantar las ZBE antes de que acabe 2023. Este reglamento en ciernes dice cómo tienen que ser y cuáles serán las reglas para circular, y uno de sus planteamientos afecta directamente al transporte de mercancías dentro de las ZBE como la que Salamanca tendrá. Así va a ser 'Salamanca Central'.

 

La ZBE de Salamanca estará marcada en la 'almendra' del centro de la ciudad, el área dentro del perímetro formado por Canalejas, avenida Mirat, Carmelitas, paseo de San Vicente y Rector Esperabé. Todas las calles en su interior estarán afectadas por la limitación para circular con vehículos contaminantes. Falta definir cuáles, aunque lo exigido es que sólo puedan hacerlo vehículos clasificados con las etiquetas más 'verdes' de la DGT. Eso deja de entrada fuera de juego a los coches de gasolina matriculados antes de 2000 y diésel anteriores a 2006. Eco, híbridos en general, y CERO, eléctricos, tienen garantizado el acceso.

 

La medida está pensada para el transporte particular e individual, pero también marca algunas excepciones como taxis, vehículos de emergencias o de transporte público, pero ¿qué pasa con camiones y furgonetas de portes y reparto? Pues que no están contemplados en las excepciones, al menos no por ahora, y que hay una exigencia concreta para ellos.

 

Según el borrador, "con carácter general, salvo las excepciones que fije la autoridad de movilidad competente en la ZBE (el ayuntamiento), el reparto de mercancías y paquetería se realizará con vehículos alternativos de nulas o bajas emisiones". Eso supone que para circular con vehículos de reparto en el centro de Salamanca, estas furgonetas o pequeños camiones con las que se hacen los portes tendrán que ser, en la práctica, eléctricos puros, híbridos o más exóticos como los propulsados por hidrógeno

 

En estos momentos son pocos los que cumplirían porque la oferta de este tipo de vehículos en el mercado es todavía escasa. Pero la futura normativa obligará a ponerse al día y, más que probablemente, a una renovación de la flota de furgonetas que empresas y particulares usan para el 'carga y descarga' en el centro de Salamanca. La norma habilita un período transitorio para adaptarse y la posibilidad de que se haga durante un tiempo a partir de centros de recogida y redistribución con vehículo alternativo de paquetería.

 

Última milla

Esa es otra de las líneas que va a complicar la circulación en la futura ZBE de Salamanca. No sólo se van a ver afectados los vehículos que abastecen bares y restaurantes o comercios, sino también todos aquellos que hacen el reparto de paquetería, que vive una auténtica explosión con el comercio por Internet.

 

Según el borrador de reglamento de las ZBE, para la entrega 'ultima milla', la que lleva paquetería a los clientes a casa o a pie de calle, se dará prioridad a los vehículos 100% limpios a a los modos activos de entrega. Traducido, esto supone que la circulación para reparto de paquetería en el centro de Salamanca deberá ser con vehículos eléctricos o, directamente, a pie o en bicicleta.

 

La norma da prioridad al transporte totalmente limpio para esa última milla y plantea crear puntos de recogida local a los que se lleven los paquetes para que luego sus destinatarios los recojan y así evitar el trasiego de vehículos. O adoptar pequeños vehículos eléctricos y asegurarse de que se optimiza la carga (no hacen reparto con pocos paquetes). Pero siempre desde una premisa: los vehículos 100% eléctricos o los modos activos tendrán prioridad.

Noticias relacionadas