Gasolina y vivienda muy baratas convierten a Zamora en una ciudad 'chollo' para vivir

Gasolinera de Repsol en Zamora capital.

Zamora ocupa un puesto destacado en el ránking de las ciudad más económicas para vivir, la doce y tercera de Castilla y León. Destacan su gasolina, muy económica, la vivienda tanto en compra como en alquiler o los cines, muy bartos.

DE BARCELONA A CÁCERES

 

El coste de la vida en Barcelona es un 30,17% más alto que la media nacional, lo que la convierte en la capital más cara del país, seguida de San Sebastián (27,85% sobre la media) y Madrid (22,72%). Cáceres es la ciudad más barata, con un 16,35% por debajo de la media, junto a Lugo (-13,75%) y Palencia (-13,16%)

Zamora ocupa un puesto destacado en el ránking de las ciudad más económicas para vivir, el doce de las 52 capitales de provincia. Eso la sitúa como la tercera de Castilla y León donde es más barato afrontar los gastos más habituales, como la compra, los impuestos, el transporte público o llenar el depósito de nuestro vehículo.

 

Este portal ha elaborado un informe sobre las 52 capitales de provincia más baratas y más caras de España con arreglo a cinco categorías de productos y servicios: vivienda (compra y alquiler), impuestos (IBI, circulación y tasas municipales), transporte público y privado (precio del billete sencillo, el bono de diez viajes, de la gasolina y de los taxis), artículos de primera necesidad (cesta de la compra, coste de una barra de pan y de un kilo de manzanas) y ocio (precio de una entrada de cine y de una cena para dos personas).

 

En el caso de Zamora, destaca casi todo lo relativo al transporte. El impuesto de rodaje de un vehículo se paga con mucho menos esfuerzo que en otras capitales porque es el tercero más barato de España; repostar el depósito de nuestro vehículo rara vez nos va a salir más barato que en una gasolinera zamorana; y aunque los billetes de autobús no son los más baratos, tampoco se disparan y están ampliamente por debajo de la media nacional. También es muy económica la vivienda, tanto de compra como en alquiler, aunque eso va en relación muy directa con los ingresos: los 22.242 euros del sueldo medio representan una de las pagas más escasas.

 

En el lado contratrio, el IBI, con un recibo que está por encima de la media nacional a pesar de ser una de las capitales más pequeñas. La cesta de la compra tampoco es barata: 5.861 euros al año nos cuesta llenar la nevera, un 1,40% más que la media del país.

 

Las diferencias de precios son muy distintas en función del producto o servicio que se compare y destacan que "la mayor brecha" se registra en el pago del IBI. Entre la ciudad más cara para el pago de este impuesto, Lérida, y la más barata, Pamplona, hay una diferencia del 58,29%. Las diferencias menos significativas se dan en el precio de la cesta de la compra: la capital con el importe más elevado, San Sebastián, solo es un 15,95% más cara que la que lo tiene más bajo, Jaén.