Gobierno y Adif ratifican las fechas de la alta velocidad: llegará a Pedralba antes de final de año

Obras de la alta velocidad en Tábara.

Adif ratifica la llegada del AVE a Galicia en 2019. Ourense y Madrid estarán conectadas en dos horas y quince minutos.

La presidenta de Adif, Isabel Pardo, ha asegurado que la llegada de la Alta Velocidad a Galicia "no se puede cuestionar", ya que es un proyecto "viable" en cuanto a recursos económicos y disponibilidad de medios, por lo que estima que no hay motivos para que el proceso se paralice y no cumplir el plazo de 2019. Así lo ha anunciado durante su intervención en un foro sobre el desarrollo de la obra del AVE y su impacto socioeconómico, donde ha destacado el "enorme esfuerzo hecho y por hacer" por parte de Adif para lograr conectar por AVE a Galicia. Esta confirmación llega la semana que el Gobierno también ha ratificado la fecha prevista para la finalización de las obras de la alta velocidad hasta Pedralba, que se han confirmado para finales de 2018.

 

Según asegura, este proyecto ha supuesto ya una inversión de "más de 3.841 millones de euros", del total de 4.300 millones que se espera alcance el proyecto, y cuya única limitación actual es la "complejidad de las obras". Asimismo, la máxima responsable de Adif ha concretado que los plazos de finalización de las obras "se mantienen", por lo que se espera concluir el tramo Zamora-Pedralba a finales de 2018 y en 2019 el de Pedralba-Taboadela-Ourense.

 

"Nos encontramos en un periodo de intensa actividad productiva. En el corredor noroeste, se actúa en 227 kilómetros entre Ourense y Zamora para completar las obras de la línea en 2019", ha destacado Pardo.

 

La presidenta de Adif asegura que la llegada de la Alta Velocidad a Galicia "dinamizará la región" y "generará una oportunidad de desarrollo social y económico sin precedentes", además de "favorecer la cohesión territorial" del conjunto del país.

 

Según aseguró, con la entrada en servicio del tramo Zamora-Pedralba, el tiempo de viaje entre Madrid y Orurense se reducirá a tres horas y media. El trayecto desde la capital a Santiago será de cuatro horas y 14 minutos de Santiago, y el enlace con A Coruña, de cuatro horas y 50 minutos.

 

Con todo, ha avanzado que, con la puesta en servicio íntegra de la línea y "considerando que se incorporan los trenes de rodadura desplazable", que "están en fabricación", las distancias se reducirán hasta conseguir que Ourense y Madrid estén conectadas en dos horas y 15 minutos. Así, ha concretado que la capital nacional estará a dos horas y cincuenta minutos de Santiago, a tres horas y 25 minutos de A Coruña, a tres horas y 20 minutos de Vigo y a tres horas y 10 minutos de Pontevedra.