Guarido abre la puerta a un pacto IU/PSOE que arrebataría al PP Zamora y Benavente

El candidato de IU no cree que existan obstáculos para llegar a un acuerdo con el PSOE, pero espera a celebrar las respectivas asambleas. No ha hablado con Gómez, pero sí con el secretario provincial de los socialistas. El pacto arrebataría al PP Zamora y Benavente.

El candidato a la Alcaldía de Zamora por Izquierda Unida, Francisco Guarido, mantiene la "tranquilidad y templanza" horas después de haber doblado el número de votos y concejales en las elecciones del 24-M respecto a 2011, y alzarse como el mejor situado para convertirse en alcalde de la capital, siempre y cuando reciba el apoyo del PSOE, aunque ha reiterado estar abierto a la negociación. 

 

Guarido ha asegurado a Europa Press que sigue siendo "el mismo" que hace 24 horas, aunque no podía ocultar su satisfacción por haber alcanzado 8 ediles, cuatro más en los comicios de 2011, que permitirían un vuelco a la izquierda en el Ayuntamiento de Zamora. La mañana de lunes ha sido agitada para Guarido que no ha acudido a la tradicional romería de La Hiniesta, tal y como avanzó en la noche del domingo, por la misma razón de mantenerse fiel a su personalidad.

 

Sin embargo, en Izquierda Unida el trabajo continua y ya han comenzado las primeras reuniones para afrontar la nueva realidad que tienen por delante y es que el líder de IU ha recordado que la ciudadanía "ha pedido un cambio" y ahora los partidos "no pueden fallar".

 

Las conversaciones con el PSOE están en el horizonte cercano aunque ha confesado que todavía no ha tenido ocasión de hablar con su homólogo socialista, José Luis Gómez, que obtuvo cinco concejales, por lo que juntos lograrían los 13 ediles que daría la mayoría absoluta frente al PP, que ha conseguido 10 actas (cuatro menos que en 2011), y Ciudadanos, que ha irrumpido en el mapa político de la capital con dos ediles.

 

Con quien sí ha tenido ocasión de hablar Guarido es con el secretario general del PSOE en Zamora, Antonio Plaza, que la pasada la madrugada se acercó a la sede de IU, muy cercana a la socialista, y donde se emplazaron a reuniones esta misma semana para tratar de llegar a acuerdos "programáticos", aunque antes celebrarán sus respectivas asambleas. Guarido es claro al asegurar que no cree que existan demasiados obstáculos entre las formaciones para llegar a un punto de consenso en el programa electoral, aunque todavía no quiere que nadie le vea como alcalde de Zamora.

 

 

PACTO TAMBIÉN EN BENAVENTE

 

La realidad es que el pacto entre PSOE e IU no es el único necesario en la provincia para 'desbancar' al PP y en Benavente, segunda localidad zamorana en número de habitantes, ya que será el PSOE con cinco ediles el que necesite el apoyo de IU (3) para gobernar, puesto que los populares han disminuido su representación hasta los seis concejales.

 

En 2007 el posible tripartito que hubiese impedido a Rosa Valdeón (PP) ser alcaldesa no fructificó por la falta de apoyo de Adeiza, pero IU, que obtuvo tres concejales, sí apoyo al entonces cabeza de lista socialista, Carlos Hernández, que obtuvo 8 concejales, como alcaldeAhora las tornas cambian en Zamora pero la necesidad de acuerdos se mantiene, y desde Izquierda Unida sí se mostraron abiertos a la negociación.

 

Guarido no ha querido hablar de lo primero que haría si se convirtiera en alcalde de Zamora, pero sí ha hecho una llamada a la calma y ha recordado que su trabajo durante todos estos años en la oposición dan una visión de su forma de ser y "nadie tiene que estar intranquilo", en respuesta a la campaña realizada desde el Partido Popular donde el miedo por la posibilidad de un gobierno de IU ha estado siempre presente.