Guarido carga al consejero de sanidad el retraso en la apertura de la Escuela de Enfermería

Visita de las instituciones a la nueva sede de la Escuela de Enfermería en el campus Viriato.

El alcalde de Zamora considera que la Junta "no quiso" hacerse cargo del edificio desde el primer día porque no sabía qué organismo lo iba a gestionar, y acusa al consejero de ser el único responsable de que no se haya podido estrenar en Navidad.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha atribuído al consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, la responsabilidad total en el retraso de la apertura de la nueva Escuela de Enfermería, que el consejero ha dicho podrá abrir en abril. En la sesión de Cortes de este martes, el consejero echó la culpa al Ayuntamiento de que todavía no se haya completado la cesión de la Escuela de Enfermería. Sin embargo, Guarido ha asegurado en una nota que "No puede confundir en temas sensibles y que afectan, para empezar, a los cientos de alumnos de Zamora. Hay que distinguir entre el papeleo para completar legalmente la cesión de la Escuela de Enfermería a la Junta y la ocupación real del edificio".

 

"Cuando la empresa constructora entrega al Ayuntamiento el edificio en el mes de noviembre, se comunicó de inmediato a la Junta de Castilla y León para que en ese acto de recepción, la empresa entregara las llaves al Ayuntamiento y el Ayuntamiento se las entregara a la Junta, haciendo constar que los papeleos se harían a lo largo de las siguientes semanas. Ese fue precisamente la estrategia que se siguió con el Puente de Olivares. Lo construyó la Junta, y en el mismo acto de recepción de la obra, el Ayuntamiento se hizo cargo de la instalación a todos los efectos. Y eso es lo que habría que haber hecho con la Escuela de Enfermería. Pero la Junta no quiso o no pudo", explica Guarido en una nota.

 

El motivo, según el alcalde, que "No sabían quién debía ser el destinatario, si la propia Junta, la Universidad, la Consejería de Educación o el Sacyl, organismo finalmente elegido. Esa falta de interlocutor, fue lo que provocó que el Ayuntamiento se quedara con la caja de las llaves y empezara a tramitar las cosas burocráticas de la notaría", ha explicado. "Es una cuestión de meses, sí, pero el Sacyl pudo ocupar desde el primer día el edificio. No quiso. Podría estar ya amueblándolo. No quiso. Podrían, incluso haberse trasladado los alumnos ya, pero no han querido. Sus razones tendrán, pero no pueden tapar sus incompetencias echando la culpa a otros. Todo esto lo sabe perfectamente la actual Directora de la Escuela de Enfermería y el Delegado Territorial, con quien el Ayuntamiento ha mantenido permanente contacto. Los únicos perjudicados con las tardanzas: los alumnos. Y el único responsable de la tardanza, la Junta", mantiene el alcalde.

Noticias relacionadas