Cyl dots mini

Guarido declina oficialmente hacer el juramento del silencio del Miércoles Santo

Cristo de las Injurias, en la Semana Santa de Zamora. Foto: F. Oliva

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha declinado oficialmente la invitación de la Cofradía del Santísimo Cristo de las Injurias y no hará el tradicional juramento del silencio del Miércoles Santo que han hecho los alcaldes desde 1947. La cofradía podrá encargarlo a otra persona.

El alcalde de Zamora declina la invitación de la cofradía del Santísimo Cristo de las Injurias para efectuar la ofrenda del Silencio al inicio de la procesión del Miércoles Santo por lo que, de acuerdo con sus estatutos, será la propia Cofradía la que realice otra invitación a la persona que estime conveniente para efectuar la plegaria con la que se inicia el solemne acto del juramento del Silencio en el atrio de la catedral.

 

El acto del Juramento de Silencio ha sido tradicionalmente protagonizado por el alcalde de Zamora que, en nombre de la ciudad, realiza la ofrenda de silencio, reservándose la Cofradía que pueda ser otra persona la que lo haga, ante el Crucificado, en el supuesto constitucional de que el regidor no aceptase la invitación de la Hermandad. En la historia reciente eso no ha llegado a ocurrir y la tradición se ha mantenido desde 1947, aunque en 2009 la alcaldesa Rosa Valdeón se llegó a cuestionar la invitación a hacer el juramento porque la cofradía había vetado la presencia de mujeres.

 

El alcalde, Francisco Guarido, ha recibido este jueves en el Ayuntamiento al presidente de la Cofradía, Rufo Martínez, quien además de transmitirle verbalmente la invitación, la presentó también por escrito en el Registro Municipal para darle el cauce formal que siempre se ha seguido por parte de la Cofradía. En el encuentro mantenido en la Alcaldía y calificado como respetuoso y cordial por ambas partes, el presidente de la Cofradía manifestó que no se trata de una propuesta al Ayuntamiento como institución sino de una invitación "personal" a la figura del alcalde y que si éste por cualquier circunstancia no acepta dicha invitación, los estatutos de la Cofradía prevén que se puede ofrecer a otra persona la realización de la ofrenda del Silencio.

 

El alcalde, reunido con responsables de la cofradía.

 

Si bien el alcalde ya le transmitió verbalmente a Rufo Martínez, que no desea realizar dicho acto, tal y como ya ha manifestado públicamente en reiteradas ocasiones, se comprometió a comunicárselo igualmente por escrito, dando así respuesta formal al documento del ofrecimiento presentado en el registro con el fin de la Cofradía tenga constancia de ello y pueda proceder a realizar una nueva propuesta a quien considere la persona adecuada.

Noticias relacionadas