Cyl dots mini

Guarido plantea la coordinación de Principal y Ramos Carrión que quedó aparcada por Maíllo y Valdeón

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, con la concejala de Cultura y el director del Teatro Principal.

El alcalde de Zamora se ofrece a la Diputación para cooperar en la programación que se haga para el Teatro Principal y el Ramos Carrión, algo que no se llevó a efecto la pasada legislatura con el PP en ambas instituciones y a pesar de que había una propuesta para compartir costes.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, se ha ofrecido a la colaboración y coordinación con la Diputación Provincial sobre la programación del Principal y el Ramos Carrión, cuando este espacio se ponga en funcionamiento una vez que concluyan las obras que actualmente se llevan a cabo. En su opinión son compatibles "un teatro con poco más de 300 plazas y otro de más de 600", y entre ambas salas se pueden cubrir perfectamente todas las necesidades de la ciudad, ofreciendo una programación de calidad.

 

Guarido, que se ha mostrado también partidario de la gestión pública, ha querido dejar patente su apoyo a la actividad cultural que a lo largo de los últimos 25 años se ha llevado a cabo en Teatro Principal, con su presencia en la presentación del programa para el próximo trimestre, que ha tenido lugar hoy en el propio teatro, junto con la concejala responsable de este departamento, Soraya Merino, y el director del teatro, Daniel Pérez. La concejala, por su parte, ha destacado la variedad y calidad de una programación que incluye una treintena de actividades y representaciones hasta fin de año, manteniendo un nivel de calidad sobradamente constatado y a precios populares.

 

La cooperación entre Ayuntamiento y Diputación para coordinar la programación de dos espacios como el Teatro Principal y el Ramos Carrión fue algo que se planteó a finales de la pasada legislatura y que no se concretó con Rosa Valdeón y Martínez Maíllo, del PP, al frente de ambas instituciones. Existió, de hecho, una propuesta para compartir costes y que el director del Principal se ocupara también de programar actividades adecuadas para el escenario del Ramos Carrión.

 

El presidente de la Diputación, Fernando Martínez Maíllo, anunció en julio de 2013 un modelo de “gestión conjunta” con la participación del Ayuntamiento de Zamora, propuesta que no se concretó a pesar de que el Ramos Carrión ha estado con una programación de mínimos y no estable mucho tiempo. En septiembre de 2014 el propio Martínez Maíllo reconoció que esta cooperación se había enfriado; el Ayuntamiento, por su parte, no había recibido por entonces ninguna propuesta para compartir costes. Las relaciones entre Martínez Maíllo y Valdeón fueron bastante distantes en el final de la pasada legislatura.

 

Sin embargo, la Diputación optó por hacer la programación en solitario a pesar de las peticiones del PSOE e IU desde la oposición, y así terminó la legislatura, sin un calendario totalmente estable en el Ramos Carrión. La Diputación decidió encargar un estudio previo para conocer las posibilidades y mejores opciones para diseñar una programación estable para este teatro y su centro de congresos.

Noticias relacionadas