Guarido reclama unos fondos que pidió que el Ayuntamiento devolviera cuando era concejal de IU

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido.

El alcalde ha firmado un decreto reclamando a Hacienda 383.828 euros de subvenciones europeas que no se recibieron hace diez años. La paradoja es que el ministerio y Europa retuvieron las ayudas de las que sale esa cantidad por una denuncia de Guarido cuando estaba en la oposición.

El Ayuntamiento de Zamora ha iniciado la reclamación al Ministerio de Hacienda de 383.828 euros de subvenciones europeas que no se recibieron en 2004. Dicha cantidad proviene de las obras de ajardinamiento y restauración medioambiental que, en su día, se realizaron en las laderas de la calle Villalpando y en la plaza Gurrieta en Carrascal. La cantidad de 383.828 euros invertidas en los parques mencionados fue retenida por la Dirección General de Fondos Comunitarios del Ministerio de Hacienda como consecuencia del proceso que se abrió en Zamora con relación a las obras de Valorio del año 2003.

 

Como se recordará, una denuncia del Grupo Municipal de IU sobre las obras en Valorio dio lugar a un expediente de devolución de cantidades que habían servido para financiar dichas obras. Todo el proceso tuvo amplia repercusión, en lo que popularmente se conoció como el caso de los "conejos de Valorio".

 

El Ayuntamiento recurrió dicho expediente de devolución de cantidades de ayudas del Feder que se concretaron en 877.419 euros ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Finalmente la sentencia de septiembre de 2014, que ya se dio a conocer, estimaba que el proceso, que databa de 10 años antes, estaba “caducado”, y sin entrar en el fondo del asunto eximió al Ayuntamiento de devolver esa cantidad. El Ministerio de Hacienda ante lo que había dictaminado en su día la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), respecto de la devolución de los 877.419 euros que se habían ya transferido al Ayuntamiento, acordó retener los 383.828 euros de la financiación de las obras medioambientales de la calle Villalpando y de la plaza Gurrieta.

 

Al declararse caducado el proceso por la sentencia de septiembre de 2014, el Ayuntamiento reclama las ayudas de esos proyectos que se “compensaron” a costa de las obras de Valorio. La paradoja es que tenga que hacerlo el alcalde actual, que como se sabe, fue el autor de la denuncia original. Ya no se entra en si los conejos comieron o no los árboles, sino que el proceso se declaró caducado, y en consecuencia hay que reclamar la cuantía mencionada. En este sentido el alcalde ha firmado un decreto reclamando esa cantidad al Ministerio de Hacienda (Dirección General de Fondos Comunitarios).