Herrera visita hoy la iglesia de San Pedro de la Nave tras su restauración

La iglesia, construída entre los siglo VII y VIII y la más antigua de la provincia al culto, ha sido rehabilitada recientemente y dotada de un centro de recepción de visitantes.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, visita esta mañana el templo de San Pedro de la Nave, recientemente restaurado y que volvió a estar abierta al culto el pasado día 24 de diciembre. Herrera interviene en el acto de presentación de las actuaciones realizadas en esta iglesia visigótica en el marco del Plan de Intervención Románico Atlántico.

 

La iglesia fue restaurada durante el pasado año para reparar algunas deficiencias y dotarla de iluminación y de un nuevo centro de recepción de visitantes que está soterrado en el terreno. Tras su reapertura al culto con una bonita misa el día de Nochebuena, se ha podido visitar y pronto se establecerán los horarios para su difusión turística. La restauración le ha proporcionado un entorno muy agradable porque se ha arreglado todo su perímetro y el terreno que ocupa, además de dotarla del citado centro de turistas que beneficiará su difusión.

 

San Pedro de la Nave es el templo cristiano más antiguo de la Diócesis y la provincia de Zamora. Construido entre los siglos VII y VIII a orillas del río Esla, cuenta con la declaración de Monumento Nacional. Su ubicación actual, en la localidad zamorana de El Campillo, se debe a que en 1930 fue trasladado piedra a piedra, para protegerlo y evitar que quedara anegado por la construcción del embalse de Ricobayo.

 

Imagen del interior de la iglesia tras su restauración.

 

Aunque estructuralmente el templo se encontraba en buenas condiciones, tenía algunos focos de humedad. Para evitar y corregir estas patologías se ha restaurado la cubierta de la iglesia, incorporando un nuevo sistema de ventilación que, de forma natural, genera una corriente continua de aire, posibilitando la correcta ventilación y la mejora de la conservación estructural. El templo, que se usaba con normalidad para los oficios, carecía de instalación eléctrica y se ha diseñado e instalado un sistema de iluminación que permite adaptar la luz al uso que tenga en cada momento el espacio y que, además, guía la mirada del visitante, facilitando así una mejor comprensión del templo, atendiendo a su potencial turístico.