Ilusión óptica: ¿de qué color (realmente) son las dos calaveras?

En el caso de las calaveras, los colores adyacentes (las franjas amarillas y azules) nos hacen percibir el rojo de los cráneos de manera distinta.

En esta ilusión óptica ni una es morada, ni la otra naranja, las dos calaveras que aparecen en la imagen son rojas (y del mismo tono de rojo, además). La "culpa" de que, por increíble que parezca, y aún sabiéndolo, nos parezca imposible que sean rojas es del conocido efecto óptico conocido como el efecto de Munker-White o la ilusión de Munker.

 

En Desconecta ya hemos hablado en otras ocasiones de la ilusión óptica de Munker-White, un efecto que coge su nombre en honor a H. Munker y a Michael White, quienes lo estudiaron en los años 70. El efecto lleva al cerebro a organizar la información de acuerdo con la luminancia percibida del objeto, influyendo en ella la percepción del color y los colores adyacentes.

 

En el caso de las calaveras, los colores adyacentes (las franjas amarillas y azules) nos hacen percibir el rojo de los cráneos de manera distinta. En la calavera de la derecha, son las franjas amarillas las que se encuentran en primer plano, mientras que la calavera de la izquierda son las franjas azules las que resaltan y alteran la percepción del color real de la calavera.