Interior entrega este año 29 de los 57 chalecos antibalas previstos para la Policía Nacional

Chaleco antibalas

El programa para distribuir este material data de 2013, aunque los acontecimientos recientes han demostrado que son escasos en relación con el número de agentes.

El Ministerio del Interior tiene previsto entregar a lo largo del año 29 de los 57 chalecos asignados para los agente de la Policía Nacional en Zamora, un equipamiento que se ha puesto de actualidad en las últimas semanas al no llevarlo la agente fallecida en Vigo en un atraco. Así se desprende de una respuesta parlamentaria publicada este jueves en el Boletín de las Cortes y en la que se detalla los planes de distribución de este material por todo el país.

 

El programa, que data de 2013, llegó a los agentes de Zamora en el segundo trimestre de 2014. Desde finales de 2013 hay un plan para repartir 21.000 chalecos entre las comisarías españolas, para un total de 65.000 policías, lo que supone que no todos van a disponer de uno (llega al 15% de los agentes). Zamora está en el tercer grupo de prioridad junto con otras 21 provincias y el plan incluye distribuir 57 chalecos en un programa que termina este año 2015, cuando llegarán 29 en tres lotesDentro de cada uno de los lotes del calendario, esa distribución se hará de forma proporcional al número de funcionarios destinatarios en cada provincia

 

Los criterios de distribución de los 21.126 chalecos antibala y antipunzón adquiridos por la Dirección General de la Policía incluyen al cien por cien de los funcionarios operativos que realizan su servicio cotidiano en situaciones en las que se estima una elevada posibilidad de existencia de agresiones imprevisibles según la labor que estos servicios desempeñan diariamente. Para Organismos Centrales hay destinados 2.127 chalecos y para las provincias se destinan otros 18.999 chalecos para su distribución e Comisarías Provinciales Locales y de Distrito.

 

Los numerosos incidentes ocurridos en las últimas semnas, en especial la muerte de una agente en Vigo en el transcurso de un atraco y el de otro agente apuñalado mortalmente en Málaga unos meses antes, han llevado a los sindicatos de los agentes a protestar y han destapado el hecho de que este material es escaso a pesar de que se ha hecho patente la necesidad de dotar a los policías de chaleco antibalas. La inversión para comprar esos 21.000 chalecos fue de 6,5 millones de euros, pero en el momento del suceso en Vigo los agentes que debían recibirlo no lo tenían.