Intervenidos dos conductores por no poseer el carné y por negarse a realizar la prueba de alcoholemia

Policía Local. Foto de archivo.

La Policía Local ha realizado estas actuaciones la pasada semana en la capital.

La Policía Local de Ávila ha intervenido a dos conductores, que circulaban sin el permiso de conducción el primero y por negarse a realizar las pruebas de alcoholemia el segundo.

 

La primera de las actuacionees tuvo lugar a las 23:15 horas del 29 de julio, cuando una unidad de la Guardia Civil requirió a Policía Local tras observar cómo un turismo y un ciclomotor conducían en paralelo a la altura de la calle Burgohondo, 1.

 

Los agentes de Policía Local solicitaron al conductor del vehículo la correspondiente autorización administrativa para conducir y, realizadas las comprobaciones oportunas, constataron que el conductor no presentaba documento válido que le autorizara la conducción en el estado español.

 

Por ello, se procedió a informar al conductor, un varón de 29 años, de los derechos que le asisten como posible autor de un presunto delito contra la seguridad vial recogido en el artículo 384.2.2 del Código Penal.

 

En cuanto a la segunda de las intervenciones, tuvo lugar a las 21:25 horas del 1 de agosto, cuando se recibió una llamada en la Jefatura de Policía Local a través del Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León, en la que se informaba de que en la carretera de El Escorial, sentido Madrid-Ávila, un vehículo conducía invadiendo parte del carril contrario, con el consiguiente riesgo de colisión con otro vehículo que circulaba por la misma vía, pero en sentido contrario y, por lo tanto, se veía obligado a maniobrar para evitar la colisión.

 

Los agentes de Policía Local interceptaron el vehículo a la altura de Hornos Caleros con Víctimas del Terrorismo y observaron que la persona que conducía el vehículo, un varón de 49 años, presentaba síntomas y un comportamiento que permitían razonablemente presumir que conducía bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

 

Los agentes requirieron al conductor para someterse a las pruebas de investigación de alcoholemia, a lo que se negó de manera expresa de forma reiterada.

 

Por ello, se le informó de los derechos que le asistían y de las posibles consecuencias de la negativa a realizar las pruebas, instruyéndose el correspondiente atestado por la presunta comisión de un delito por conducción de vehículo a motor, negándose a realizar las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas.