Izquierda Socialista pide la intervención de Pedro Sánchez en la expulsión de los portavoces del PSOE

La corriente expresa "su más absoluta repulsa" a la decisión de la ejecutiva de expulsar a Manuel Fuentes y Rosa Muñoz.

La corriente Izquierda Socialista de Zamora y el sector crítico del PSOE han manifestado "su más absoluta repulsa" a las decisión de la Ejecutiva Provincial y Local de Zamora de retirar la confianza y cesar a los portavoces socialistas en el Ayuntamiento y la Diputación. Una decisión que ha generado una nueva división interna cuando parecía que el PSOE zamorano había superado sus crisis.

 

"No es la primera vez que expresamos nuestra disconformidad con las decisiones de nuestros dirigentes en la provincia", asegura la corriente en una nota de prensa. "No es la primera vez, tampoco, que solicitamos la dimisión del Secretario Provincial por llevar el partido a la deriva", comentan. "Hemos reclamado reiteradamente diálogo y entendimiento. Nunca se han dignado nuestros dirigentes en tender puentes e incorporar a los sectores críticos que reclamaban su atención. Las respuestas siempre han sido de desprecio", continúan.

 

Para la corriente interna, a la que los dos portavoces expulsados son afines, esta decisión "traspasa todos los límites y no puede ser más nefasta para nuestro partido, en unos momentos en los que la desafección de la ciudadanía por nuestras siglas es evidente, y difícil de argumentar su defensa en la calle". "Nos sentimos orgullosos de nuestras siglas pero no así de nuestros dirigentes zamoranos. A muchos socialistas cada vez se nos hace más difícil identificarnos con los representantes del partido en Zamora", mantienen. 

 

"Las promesas electorales del Secretario Regional, Luis Tudanca, y las declaraciones del Secretario Provincial, Antonio Plaza, sobre unión del partido y propósito de "coser" , se han evidenciado como falsas palabras huecas, que llevan a un descrédito total de su representación orgánica y del propio partido", continúan.  "Solo desde intereses personales y desde una concepción autoritaria se puede explicar el dislate de la decisión adoptada", dicen.

 

"El concepto de autoridad expresado por el Secretario General de: "aquí, en este partido, unos mandan y otros obedecen" refleja cúan lejos está el Secretario Provincial, de un PSOE participativo, integrador y respetuoso con las diferencias", lamentan, confirmando las palabras de Rosa Muñoz, que ha acusado a Antonio Plaza de dirigirse en esos términos a ella en la última ejecutiva. "Las consecuencias de esta decisión son graves ya que es un ataque frontal al municipalismo en Zamora. Fulmina el pasado y nos deja sin futuro", aseguran, y añaden que "teniendo en cuenta este desatino, desde Izquierda Socialista y otros militantes críticos con la decisión, han solicitado al Secretario General, Pedro Sánchez, que a fin de mitigar en la medida de lo posible el daño causado, se nombre una gestora conciliadora para llevar al partido hasta las elecciones de mayo".

 

Esperamos una solución rápida y acorde a la gravedad del problema. De lo contrario y con tristeza, nos veríamos obligados a tomar decisiones contrarias a nuestra voluntad. Por último Izquierda Socialista, quiere reconocer el trabajo desempeñado por nuestros portavoces en el Ayuntamiento, Manuel Fuentes, y en la Diputación, Rosa Muñoz, así como de los diputados provinciales que hoy han presentado su dimisión, alcaldesas de Villalazán y San Cristóbal de Entreviñas y alcalde de San Pedro de la NaveHan trabajado muchos años y seguirán trabajando, como alcaldes en sus pueblos, en los que ganan con mayoría absoluta, con la dedicación y entrega que solo los buenos socialistas saben hacer.

Es un orgullo y ejemplo para todos nosotros.