Javi Navas recupera la sonrisa: "Hubo momentos en los que me pregunté: ¿qué hago aquí?"

El jugador de Unionistas de Salamanca aún tiene la voz entrecortada cuando recuerda todo lo que le tocó vivir. Pero salió hacia adelante gracias al apoyo de su gente y a... las 'manos de Dios'.

"No he venido a Tercera de vacaciones, el objetivo del ascenso no me da ningún miedo". Con estas palabras se expresó el de Las Navas del Marqués en su presentación como jugador de Unionistas CF, un 21 de junio de 2017, sin necesidad de taparse y con el ascenso por bandera. Y, así fue el final, el fondo, aunque la forma no es la que más le hubiese gustado...

 

Y es que, Javi Navas (02-06-1991) apenas tuvo protagonismo ni pudo brillar en Tercera cuando sus condiciones le hubiesen permitido marcar la diferencia, y todo por las lesiones, malditas lesiones, que convirtieron un año mágico (aunque difícil) en un auténtico calvario.

 

"La vida del lesionado es de mucha soledad", afirmó en una entrevista con TRIBUNA el pasado 14 de agosto. "Mandar un whatsapp no cuesta dinero, y es verdad que muchas veces me he sentido solo, pero reconozco que también he tenido el apoyo de mucha gente", asegura.

 

Uno de sus mayores compañeros de viaje fue Juan Carlos Herranz, quien con sus 'manos de Dios' obró un nuevo milagro (recuperó a Cazorla tras dos años parado) y recuperó a Javi Navas para la práctica de este deporte, pero todo fue más allá. Herranz se convirtió en su confidente, en su psicólogo...

 

Y, un calvario después, Javi Navas vuelve a sonreír, y pese a que aún no se ha visto su mejor versión, 'la bala' ha vuelto a hacer de las suyas por la banda derecha. "Solo me falta marcar un gol para redondear el buen momento que estoy pasando", asegura satisfecho.

 

"El año pasado lo recuerdo como algo positivo porque viví muchas cosas que no he vivido... dices, vengo de jugar en Segunda B y bajo a Tercera y no juego. Quieres jugar y el cuerpo no arranca, no puede hacerlo en todo el año", reconoce.

 

El aspecto mental fue clave. "El futbolista sabe que los importantes son los que están jugando, pero hay momentos en los que un mensaje es gratis... estuve arropado y hubo momentos en los que me pregunté: ¿qué hago aquí?. Pero, por fortuna, tengo a mi familia cerca y ha sido muy importante".

 

 

Su punto de inflexión fue el derbi en El Helmántico, que jugó lesionado... "forcé para jugar, quise intentarlo. Al fin y al cabo, cuando vine a este equipo era para jugar partidos como ése y no estuve. Decidí buscar una ayuda fuera y confié en Juan Carlos Herranz. Él me sacó de ésta, pero era otra lesión. Con el tiempo, él me dijo: solo te falta quedarte embarazado. Si ahora mismo estoy así es por él...".

 

Por último, reconoce que disfrutó del ascenso, sí, pero no plenamente. "No lo pude hacer como otros de mis compañeros como Cristo, Chuchi, Gallego... porque a nivel individual era todo desastroso. Mi rodilla estaba con muchas dudas. Me acuerdo del día que logramos ser primeros; todos mis compañeros se tiraron al suelo en plancha al suelo y yo no pude porque ni siquiera doblaba la rodilla".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: