Jordi M.G, presunto autor del doble crimen del pantano de Susqueda, estuvo en la cárcel por matar a su mujer

Imagen aérea sobre la orilla del pantano

El presunto autor de la muerte de dos jóvenes cuyos cuerpos aparecieron en el pantano de Susqueda ya fue condenado por matar a su mujer en 1997. Su hijo también ha sido detenido. 

La detención de este hombre, Jordi M.G., de 60 años y vecino de Anglès (Girona), se ha hecho en la comisaría de Santa Coloma de Farners (Girona) después de la investigación iniciada tras la denuncia por la desaparición de los jóvenes. También ha sido detenido su hijo. 

 

Jordi M.G. fue juzgado por un jurado popular que le consideró culpable de asesinar a su exmujer la tarde del 4 de diciembre de 1997 con una escopeta de caza semiautomática marca Browning en la calle Ter de Anglès. 

 

Según los hechos probados en el juicio, Jordi M.G. esperó escondido en su coche a que su exmujer, con la que se había casado en 1979 y separado a finales de abril del 1997, pasara por esa calle y al verla salió rápidamente, la llamó por su nombre y le disparó. La escopeta estaba cargada con tres cartuchos, dos de ellos de la bala que se usa en la caza del jabalí, y el condenado le descerrajó esta munición en el costado izquierdo del cuerpo, y cuando cayó al suelo, recargó el arma y la remató por la espalda.

 

La pareja había contraído matrimonio en 1979 y tenía dos hijos, y se separaron por el deterioro de la relación conyugal a finales de abril de 1997, unos meses antes del asesinato.

 

El tribunal, a la hora de dictar sentencia, tuvo en cuenta que Jordi M.G. padecía un trastorno ansioso depresivo desde hacía unos años y estaba bajo tratamiento psiquiátrico y que padecía un estado de ansiedad porque su esposa no quería volver con él, según consta en la sentencia.

 

Jordi M.G., que fue detenido por después de los hechos, reconoció su autoría y relató a los investigadores de manera amplia y detallada todos los antecedentes del caso.

 

CONOCEDOR DE LA ZONA

 

El hombre detenido ahora, cazaba y pescaba en la zona del pantano de Susqueda y conocía el área, han explicado fuentes conocedoras. Además descartan que el detenido como presunto autor del doble crimen conociera o tuviera vínculos con las dos víctimas

 

Los jóvenes desaparecieron el 24 de agosto, cuando habían ido a practicar kayak al pantano, y fueron hallados en el mismo lugar un mes después.

 

Los investigadores confirmaron posteriormente que los cadáveres correspondían a Paula M.P., de 21 años y vecina de Cabrils (Barcelona), y Marc H.L., de 23, de Arenys de Munt (Barcelona), y que fueron víctimas de un crimen.

 

Aparecieron un mes después de su desaparición por el proceso de descomposición de los cuerpos --que hace que produzcan gases-- facilitando que salieran a la superficie, además de que había bajado el caudal del pantano, según explicó entonces el inspector Jordi Doménech desde el lugar.

 

El titular del Juzgado 2 de Santa Coloma de Farners asumió la instrucción del caso, que ordenó los levantamientos de los cadáveres, que acabaron a las 20 horas, y decretó el secreto de las actuaciones.

 

Desde el 26 de agosto, la policía catalana estaba buscando a dos jóvenes que fueron a practicar kayak ese fin de semana y de los que su familia no tenía noticia desde el día 24. El 1 de septiembre un perro detectó un rastro de los dos jóvenes, pero desde entonces no había trascendido ningún otro hallazgo de relevancia.

 

El lunes 28 de agosto se había localizado el Opel Zafira en que viajaba la pareja con toda su documentación, enseres y varios escritos, así como el kayak desinflado, donde había varias piedras, el domingo 27.

 

Los jóvenes fueron vistos por sus familias por última vez el jueves 24 de agosto, y la última imagen que se tenía de ellos es una captura de un cajero automático de La Cellera de Ter (Girona) que fue difundida por Mossos en su Twitter.

Noticias relacionadas