La amenaza del lobo se recrudece en Segovia y Ávila con seis ataques diarios en 2018
Cyl dots mini

La amenaza del lobo se recrudece en Segovia y Ávila con seis ataques diarios en 2018

Lobo

El número de ataques durante el primer semestre del año se dispara tanto al Sur como al Norte del Duero, donde no se puede cazar al anularse la orden cinegética de la Junta.

La Junta de Castilla y León y los ganaderos han dado la voz de alarma sobre el incremento de la actividad del lobo. Como ha ocurrido en otras comunidades afectadas, como Madrid, el número de ataques del cánido a las explotaciones de ganado ha aumentado de manera exponencial, tanto al Norte como al Sur del Duero, la frontera que marca el trato al animal. Al Norte es especie protegida y los ataques han crecido un 36% y al Sur, donde se puede cazar con cupos, el 72%. En total, 1.449 ataques en el primer semestre de 2018 por los 890 de 2017.

 

Los datos muestran el constante incremento de los ataques, con especial incidencia al sur del río Duero, donde la especie está estrictamente protegida en aplicación de la normativa europea (Directiva Hábitats) y no puede ser objeto de caza. Así, en el año 2017, el número de ataques aumentó un 47 % al sur del Duero y, sin embargo, disminuyó en un 16 % en la zona norte, donde sí es especie cinegética.

 

Esta situación se ha agudizado en el primer semestre de 2018, con un aumento de los ataques en un 36% al norte del Duero y un 72% al sur del Duero, respecto al primer semestre de 2017, pasando de 890 a 1.449 ataques. Además, los datos muestran que el principal incremento se concentra en determinados municipios de Ávila y Segovia, con una media de 6 ataques diarios. Fomento y Medio Ambiente entiende que la situación es insostenible y que únicamente se ve atenuada temporalmente por el ágil sistema de pagos compensatorios implantado por esta administración.

 

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha recordado la situación jurídica en que se encuentra la caza del lobo al norte del Duero tras una serie de sentencias dictadas por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y de los cambios normativos realizados por la Junta para adaptarse a dichas sentencias. Actualmente, no se puede cazar el lobo al norte del río Duero, donde la especie es cinegética, por estar vigente un Auto que suspende cautelarmente el Plan de Aprovechamiento Cinegético.

 

Por su parte, Suárez-Quiñones ha expresado a los integrantes de la Mesa la firme intención de la Junta de Castilla y León de trabajar para que el lobo pueda ser cazado de forma sostenible manteniendo su estado de conservación favorable al norte del Duero, tal y como permiten las normativas europea, estatal y autonómica, dados los beneficios ambientales y económico-sociales para la Comunidad, y manteniendo, no obstante, el estricto respeto a lo dictado por los Tribunales de Justicia.