La asociación contra las macrogranjas convoca una manifestación el día 13 de octubre en Zamora

Protesta por los proyectos de macrogranjas porcinas en Pozuelo de Tábara y Faramontanos.

La asociación de pueblos de la comarca de Tábara contra los proyectos de macrogranjas se manifestará en Zamora en su campaña para frenar estas explotaciones.

La Asociación Pueblos Unidos de la comarca de Tábara convoca a la manifestación que tendrá lugar el próximo sábado 13 de octubre en Zamora capital. Se trata de una movilización conjunta de asociaciones, plataformas y colectivos vecinales de la provincia de Zamora para mostrar su rechazo a la proliferación de granjas industriales porcinas. Ya han celebrado varias protestas en las localidades afectadas.

 

Las plataformas contra las macrogranjas surgidas en la provincia de Zamora han denunciado que las empresas "quieren convertir el territorio en un tsunami de mierda con la connivencia de la Junta de Castilla y León". Así lo ha manifestado Marisol Gómez, una de las portavoces de la Plataforma Anti-Explotaciones Industriales de Porcino de Tierra de Alba, quien ha asegurado que la Administración regional "ni siquiera se lee los expedientes que tiene encima de la mesa".

 

La manifestación arrancará a las 11:30 de la Plaza de la Marina, frente a la Junta de Castilla y León. Recorrerá Santa Clara, con parada frente a la Subdelegación del Gobierno, y finalizará en la Plaza Viriato con la lectura de un manifiesto.

 

La asociación lleva meses protestando por el auge de este tipo de granjas en algunas comarcas de Zamora. Han trasladado a varias instituciones la preocupación de los vecinos ante la creación de estas dos explotaciones porcinas, que albergarán 4.600 cerdos de cebo (con 11.000 cebones anuales), en el caso de Faramontanos, y 12.000 lechones (con 78.000 animales al año), en el caso de Pozuelo.

 

Según los propios proyectos de las promotoras de las granjas, la explotación de Faramontanos requerirá de 189 millones de litros de agua, mientras que la de Pozuelo necesitará 32 millones como mínimo. Mucha agua en una tierra de secano, en unos pueblos que han tenido históricamente problemas de abastecimiento. A todo ello se suma que, por ejemplo, la instalación de Faramontanos se proyecta sobre el acuífero que abastece al municipio de Santa Eulalia, en un terreno declarado como inundable, como demuestra el hecho de que la balsa para la recogida de purines construida está permanentemente llena de agua, procedente del subsuelo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: