La bajada progresiva del impuesto de basuras da su primer paso en el pleno

Guarido, San Damián y Prada charlan tras el pleno. Foto: F. Oliva

El alcalde confirma el primer 'acuerdo' entre todos los grupos para rebajar la presión fiscal, pero advierte que no logrará revertir la subida de los últimos años. San Damián le pide un gran pacto por la rebaja de impuestos y Guarido insiste en que será fácil porque todos los partidos lo llevaban en sus propuestas.

El pleno ha escenificado esta tarde en Zamora el primer 'acuerdo' de legislatura. Desde las diferencias políticas, tras un intenso debate y casi con miedo a reconocer que "lo que usted dice es lo que yo digo", pero acuerdo al fin y al cabo. Y no en una materia cualquiera, sino en una bajada de impuestos que ha dado su primer paso en el que ha sido el pleno de constitución, es decir, cuando las sesiones no han hecho más que empezar.

 

Como ha explicado después el alcalde, la bajada se producirá en la tasa de basuras, por un lado con una reducción de tasa y, por otro, con la posible devolución del repago que supuso el cambio de normativa en la capital. En todo caso, explica Guarido que no llegará a revertir el 35% de subida de impuestos de los últimos años en Zamora y que hay que trabajar desde ya para trasladarlo a las ordenanzas fiscales. En todo caso, será progresivo porque "no queremos descapitalizar el Ayuntamiento".

 

 

LA PROPUESTA

 

Siguiendo con el tono de un pleno que ha sido un tira y afloja entre el alcalde, en representación del equipo de Gobierno, y el grupo popular, no se sabe muy bien que fue antes, si la iniciativa de unos o la promesa de otros, pero el caso es que ahí está. La cuestión, eso sí, la ha puesto sobre la mesa la número uno del PP, Clara San Damián, que en un momento del debate sobre el estado de las cuentas que ha heredado IU/PSOE le ha ofrecido a Guarido un gran pacto para conseguir una baja de impuestos. La explicación, "que ahora es el momento de devolver a los zamoranos el esfuerzo" que han hecho en los últimos años, una afrimación que lleva implícito el reconocimiento de una subida de impuestos importante, y la idea de gastar el remanente, 6,5 millones de euros, en rebajar la carga fiscal y en inversiones.

 

En su turno de réplica, Guarido ha recogido el guante y ha aceptado el pacto, aunque también lo ha circunscrito a lo que se acuerde en comisiones, es decir, al trabajo que se haga en el Ayuntamiento y la corporación. Ahí ha puesto el alcalde pegas a la lectura positiva que ha hecho San Damián de la liquidación del presupuesto de 2014, que según la número uno del PP dibuja un panorama "mucho mejor de lo que ustedes han estado diciendo", con un ahorro neto de 7 millones, un remanente de 12,9 millones, la mitad (6,5) en tesorería... "Esta es la herencia que usted recibe, un Ayuntamiento totalmente saneado" algo que según San Damián "no es casual" sino "fruto del esfuerzo de los zamoranos".

 

Este ha sido el puente de entendimiento entre San Damián y Guarido, que aunque a regañadientes, forzados por la situación política que ahora ocupa cada uno, están de acuerdo en que el mérito de la situación estable de las cuentas municipales es de los ciudadanos que han pagado y aumentado los ingresos municipales para hacer frente a créditos y deudas. Algo que Guarido ha puntualizado ha sido por la subida de tasas del plan de ajuste. Con todo, y al fin y al cabo, todos de acuerdo en una rebaja de impuestos que será realidad a final de año.

Noticias relacionadas