La comitiva de la Vera Cruz desafía al pronóstico del tiempo

Cofrades de la Vera Cruz, esperando el inicio de la procesión de este 2019 bajo un cielo oscuro. Foto: F. Oliva
Ver album

Con un ligero retraso, los once pasos que escenifican la pasión de Cristo salen a las calles de Zamora haciendo frente a la cambiante previsión del tiempo.

La procesión de la Vera Cruz, la comitiva más numerosa de la Pasión zamorana, ha desafiado la cambiante previsión del tiempo de esta Semana Santa y ha puesto en marcha su largo caminar por toda Zamora de este Jueves Santo. Eso sí, no han faltado las dudas y un ligero retraso.

 

A la hora prevista, la plaza entre Santa María La Nueva y el Museo de Semana Santa estaba llena de túnicas y caperuces morados como cada Jueves Santo. Pero la procesión no salía. El cielo estaba tan negro como el que obligó a la histórica suspensión del Juramento y la procesión del Silencio este miércoles. Parecía arriesgado embarcarse en una procesión que, entre su salida y la llegada de los últimos cofrades, se desarrolla durante cerca de siete horas.

 

Tras unos minutos de incertidumbre, tambores y clarines anunciaban que la procesión salía. A las 16.45, los once pasos de la Cofradía de la Santa Vera Cruz 'La Santa Cruz', 'El lavatorio de los pies', 'La Santa Cena', 'La Oración del Huerto', 'El Prendimiento de Jesús', 'La Flagelación', 'La coronación de espinas', 'La sentencia', 'Ecce Home', 'Jesús Nazareno' y 'Virgen Dolorosa' se pusieron en marcha como una escena andante de la Pasión de Cristo.

 

En principio, la decisión es hacer un recorrido corto y no arriesgarse a que la lluvia sorprendiera a cofrades y pasos lejos de refugio, o en medio de la tradicional merienda en los jardines de la Catedral.