La conexión Salamanca-Valladolid espera turno para entrar en el plan de los 3.000 millones para renovar trenes

Tren TRD de Renfe en la estación de Valladolid.

Fomento da el visto bueno al mayor contrato en año para la compra de trenes. Se sustituirán cercanías y media distancia, pero por ahora no hay planes para los TRD.

El consejo de ministros ha dado este viernes su 'ok' a una de las mayores operaciones de compra de trenes por parte de Renfe. Son 3.000 millones para renovar la flota en los próximos años, hasta 2028, con nuevos trenes de cercanías y media distancia, conforme a un plan que lleva casi un año esperando y que ya se conoció el pasado mes de enero con el anterior Gobierno del PP. De momento, los primeros contratos irán para Asturias, Cantabria y Galicia, y a cercancías de Madrid y Barcelona. Y Salamanca sigue esperando turno para renovar el material rodante de conexiones como la de Valladolid o Ávila. El motivo, que tanto en cercancías como en media distancia hay trenes más veteranos que se sustituirán antes.

 

En principio, Renfe no tiene planes para la sustitución de los TRD 594 que unen Salamanca y Valladolid a diario a pesar de las quejas y de sus frecuentes averías: 17 en un año. Estos trenes llevan 21 años en servicio, pero se seguirán usando en diez corredores de todo el país, entre ellos, los de Salamanca-Valladolid-Palencia, Valladolid-Puebla de Sanabria y Valladolid-Palencia-León. 

 

El anterior Gobierno consideraba que no era necesaria su sustitución por considerarlos los más adecuados para este servicio: tienen 124 plazas y la demanda media es de 56 pasajeros.

 

En estos momentos están operativos 21 de los 23 TRD de la serie 594 que se construyeron y que se pusieron en servicio entre 1997 y 2001; han sido objeto de una actualización hace unos años, pero sus prestaciones son limitadas: 160 km/h de velocidad máxima que no alcanzan más que en contadas ocasiones. El tiempo de viaje entre Salamanca y Valladolid es de 1h20 y su velocidad media no llega a los 80 km/h por las numerosas paradas que hace.

 

En cuanto a la conexión regional con Ávila, Renfe tiene previsto mantener todos los servicios actuales del tren Salamanca-Ávila-Madrid, un tren regional que da servicio a localidades como Peñaranda que ha sufrido la competencia directa del nuevo tren rápido Salamanca-Madrid por Medina y, también, el desinterés progresivo del Gobierno por la alternativa regional. Las actuaciones previstas incluyen recuperar este año los tiempos de viaje, que hace casi tres años que se aumentaron, hasta niveles de hace 15 años, por culpa del mal estado de la línea.

 

 

Un contrato histórico


Una vez se firme este contrato, la compañía ferroviaria prevé lanzar ya el próximo mes de enero el primer contrato de compra de trenes, que será de vehículos de vía estrecha, y posteriormente todos los demás en cascada. En su día, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció la compra de 150 trenes para Madrid, 52 para Valencia y 28 para Cantabria, con lo que ya están 'comprometidos' la mitad de los aproximadamente 400 nuevos equipos previstos.

 

Ahora el plan es muy similar, y contempla empezar una compra prioritaria: 35 trenes nuevos de ancho métrico. El primer concurso, con previsión de lanzamiento en el mes de enero, contempla la compra de material en ancho métrico para rodar en Asturias, Cantabria y Galicia. El argumento para dar prioridad a esta licitación es la máxima urgencia por renovar esa flota.

Noticias relacionadas