La contaminación por fármacos amenaza desde insectos a depredadores

Ornitorrinco

Se han detectado 69 compuestos farmacéuticos en insectos de arroyo, algunos en concentraciones que pueden amenazar a los animales que se alimentan de ellos, como la trucha y el ornitorrinco.

Cuando estos insectos emergen como adultos voladores, pueden pasar los medicamentos a arañas, pájaros, murciélagos y otros que se alimentan en los arroyos, según los hallazgos de un equipo internacional de investigadores que se publican este martes en 'Nature Communications'.

 

La contaminación farmacéutica está presente en las aguas superficiales a nivel mundial. Los medicamentos entran en el medio ambiente porque la mayoría de las instalaciones de tratamiento de aguas residuales no están equipadas para eliminarlos de las aguas residuales. Los tanques sépticos, las tuberías envejecidas y los desbordamientos del alcantarillado contribuyen al problema.

 

La coautora del artículo Emma Rosi, ecóloga acuática en el Instituto Cary de Estudios de Ecosistemas, explica: "La vida del arroyo es nadar en una mezcla de productos farmacéuticos. Nuestro estudio es el primero en demostrar que esta contaminación crónica por medicamentos puede concentrarse en insectos acuáticos y avanzar en las redes alimentarias, en algunos casos exponiendo a los principales depredadores a dosis terapéuticamente relevantes".

 

El equipo realizó un muestreo de seis flujos en Melbourne, Australia, para detectar 98 compuestos farmacéuticos, el análisis más exhaustivo hasta la fecha, según los autores. Los productos farmacéuticos medidos incluían medicamentos comunes como antibióticos, antidepresivos, antihistamínicos y antiinflamatorios no esteroides (AINE). Los sitios de estudio se seleccionaron a lo largo de un gradiente de contaminación de aguas residuales que incluía un sitio aguas abajo de una planta de tratamiento de aguas residuales y un sitio en un parque nacional.

 

Se recolectaron insectos acuáticos y arañas ribereñas. La autora principal del estudio, Erinn Richmond, ecóloga de agua dulce en la Universidad Monash, en Australia, señala: "Nos centramos en las arañas ribereñas porque construyen sus redes sobre arroyos y se alimentan de insectos acuáticos adultos a medida que emergen del agua". Los análisis de tejidos detectaron hasta 69 compuestos farmacéuticos diferentes en insectos acuáticos y hasta 66 compuestos en arañas ribereñas.

 

Las concentraciones de medicamentos fueron más altas en los invertebrados recolectados aguas abajo de las instalaciones de tratamiento de aguas residuales o en áreas densamente pobladas con una posible fuga de un tanque séptico. En promedio, las concentraciones farmacéuticas en estos sitios fueron de 10 a 100 veces más altas que los sitios menos contaminados.

 

El coautor Jerker Fick, químico de la Universidad de Umea, en Suecia, analizó las muestras de insectos y arañas. "Los tejidos de insectos tenían concentraciones de fármacos que eran de órdenes de magnitud más altas que las concentraciones medidas en aguas superficiales. También encontramos un conjunto diverso de medicamentos en las arañas, lo que indica que los fármacos pasan del agua a la presa y al depredador, exponiendo así a otros animales en la cadena trófica a los fármacos", señala.

 

"Los productos farmacéuticos estaban presentes en todos los insectos y las arañas que analizamos, incluidos los recolectados en el Parque Nacional Dandenong Ranges --indica Richmond--. Incluso este sitio aparentemente prístino estaba contaminado, probablemente porque las personas viven en el área de drenaje del parque y visitan el parque".

 

LOS PRINCIPALES DEPREDADORES, EN RIESGO

 

En los arroyos estudiados, el ornitorrinco y la trucha marrón también se alimentan de insectos acuáticos. Al combinar las concentraciones de productos farmacéuticos encontrados en insectos del arroyo con las necesidades dietéticas conocidas del ornitorrinco y la trucha, el equipo pudo estimar su exposición a los fármacos.

 

Rosi explica que "un ornitorrinco que vive en un arroyo que recibe efluentes de aguas residuales tratadas podría recibir el equivalente a la mitad de la dosis recomendada de antidepresivos para humanos todos los días, solo comiendo su dieta normal de insectos del arroyo. Es probable que este consumo tenga efectos biológicos".

 

Los tricópteros, un insecto acuático común en todo el mundo, fue uno de los evaluados en este estudio. Según asegura Richmond, se encuentran insectos similares en las aguas dulces de todo el mundo. "Este no es un problema específico de Australia; es representativo de lo que probablemente suceda dondequiera que las personas tomen medicamentos. Y es probable que sea una subestimación. Sólo estudiamos 98 compuestos farmacéuticos. Hay miles en circulación", advierte.

 

Rosi concluye que el uso farmacéutico está aumentando en todo el mundo. "Está claro que los medicamentos que tomamos están entrando a las aguas dulces y se pasan por alto en la red alimenticia. No sabemos las consecuencias ecológicas de la exposición a esta contaminación. ¿Qué significa ser un ornitorrinco o una trucha con más de 60 medicamentos en tus tejidos? ¿Hay efectos sinérgicos? Se necesita más investigación sobre el alcance de la contaminación de la red alimentaria y los efectos de estos compuestos en los peces y la vida silvestre", apunta.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: