Cyl dots mini

La criminalidad en Zamora: bajan todos los delitos salvo los hurtos y el robo de coches

Zamora se mantiene entre las provincias más seguras: la tasa de criminalidad es una de las más bajas un año más. Se han reducido los robos con violencia y en domicilios y los casos de tráfico de drogas han bajado un 30%.

Zamora se mantiene, un año más, como una de las provincias que goza de una mayor seguridad ciudadana. Así se refleja en el último balance de criminalidad del Ministerio del Interior en el que las cifras zamoranas se sitúan entre las más bajas en todo tipo de delitos. Este es el resultado de la bajada de la criminalidad en casi todas las áreas, con dos únicas excepciones: el robo de coches y los hurtos.

 

Este tipo de delitos 'de poca monta' son los únicos que han aumentado en Zamora en el último año. De hecho, en el robo de vehículos a motor se ha pasado de 38 a 45 casos, un 18.42% más, mientras que los hurtos han aumentado un 2%, de 659 a 674. El resto de los capítulos han bajado. Hay un 1% menos delitos y faltas, por debajo de los 2.000 en todo el año; no se registran homicidios, por los tres contabilizados en 2014; ha bajado un 15% la cifra de robos con violencia, de 38 a 32; un 39% menos de robos en domicilios, de 99 a 60; un 30% menos casos de tráfico de drogas, de 30 a 14; y un 1% menos casos de daños.

 

En todos los ránkings nacionales, Zamora se sitúa en la zona baja de las provincias, donde están las más seguras, incluso en aquellos delitos que reputan como el robo de coches o los hurtos. La tasa de criminalidad, delitos por mil habitantes, está entre las más bajas del país en todos los capítulos.

 

Salamanca y Coslada (Madrid) son los dos municipios en donde más aumentaron los delitos y faltas el año pasado, un 25,4% y un 24%, respectivamente, de las ciudades españolas con más de 50.000 habitantes, según el balance de la criminalidad del Ministerio del Interior. El aumento de hurtos en el caso de Salamanca y el incremento del tráfico de drogas y los delitos de daños, en el de Coslada, están detrás de ese incremento en ambos municipios.

 

Mientras, Parla (Madrid) y Teruel son las dos ciudades en dónde más cayó la criminalidad, siendo especialmente destacable la reducción de los delitos de tráfico de drogas en el primer caso y del robo con violencia en el segundo. 

 

El año pasado se registraron en España un total de 2.035.625 infracciones penales, lo que constituye un 2,7 por ciento menos con respecto a 2014, cuya cifra ascendía a 2.092.040. Por consiguiente, la tasa de criminalidad se sitúa en 43,7 delitos y faltas por cada 1.000 habitantes y sigue la tendencia general descendente de los últimos años. La región con una mayor tasa de delitos es Islas Baleares, seguido de Ceuta, Barcelona, Melilla y Madrid. Por contra, las provincias con una tasa menor son Teruel, Cáceres y Lugo.