La cumbre del Clima aprueba un nuevo acuerdo que supone "la base" que permite actuar "ya"

La ministra de Transición Ecológica aplaude durante la aprobación del acuerdo

La XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático ha aprobado, finalmente, un acuerdo que recoge los tres temas para los que Chile pidió ayuda de facilitación a España, que incluyen la ambición climática, los mecanismos de pérdidas y daños y la financiación. 

El documento final 'Chile-Madrid Tiempo para la Acción' pide a las partes aumentar su ambición climática en materia de reducción de emisiones en el año 2020, de acuerdo con la recomendación científica de limitar el crecimiento de la temperatura global a 1,5ºC, con el objetivo de luchar contra la "emergencia climática". Por lo tanto, los Estados deberán presentar a lo largo del año próximo sus nuevos compromisos nacionales de reducción de emisiones.

 

Durante el plenario que ha comenzado cerca de las 10.00 horas, Brasil estuvo a punto de echar por tierra el acuerdo por su oposición a incluir dos artículos, el 30 y el 31, relativos al papel de los océanos y de los suelos.

 

Tras un intenso debate, en el que todos los países que intervinieron subrayaron la importancia de estos dos artículos y la moderación y equilibrio de su redacción, así como el esfuerzo que ha supuesto en las dos semanas de negociaciones, Brasil aceptó mantener lo relativo a suelos pero no océanos y, finalmente, en una nueva ronda de debate en la que incluso se opuso a su postura su vecino Argentina, el país presidido por Jair Bolsonaro aceptó mantener el texto final "en consideración" de Tuvalu e Indonesia.

 

El texto expresa la "urgente necesidad" de aumentar la ambición de los compromisos nacionales de reducción de emisiones para luchar contra el cambio climático en 2020, de acuerdo con el calendario que en 2015 fijó el Acuerdo de París y expresa que esos nuevos compromisos deben superar la actual brecha que existe con los actuales, con los que la temperatura global podría superar los 3ºC de incremento.

 

Además, el documento compromete a los países a trabajar y a profundizar en las respuestas contra los daños "irreversibles" que provoca el cambio climático en los países más vulnerables en el marco del Mecanismo de Varsovia de Pérdidas y Daños y incluye también un nuevo plan en materia de género que permitirá en el futuro dar respuesta a los efectos del cambio climático que son desiguales para las mujeres y niñas.

 

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica en funciones,  ha destacado que el mandato "es claro" y los países deberán presentar sus contribuciones nacionales más ambiciosas que la actuales en el año próximo. "Es importante responder a las demandas de la gente y de la Ciencia, y comprometernos a hacer más y más rápido", ha insistido.

 

En el resultado final queda expresado que todos los actores deben hacer más y hacerlo más rápido contra la emergencia climática y según ha manifestado la ministra española, este documento es "la base" que permite actuar "ya". "El tiempo de la acción es ahora", ha sentenciado al tiempo que considera que las Cumbres del Clima ya no son solamente un foro para establecer las reglas, sino que en Madrid se ha iniciado una nueva etapa que "requiere de más acción y de más actores".