La dimisión de una concejal complica los últimos meses de la legislatura de Guarido

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, presentando el proyecto del centro de día.

La concejala de Bienestar Social dimite por motivos personales y acusa al equipo de Gobierno de no haberla apoyado.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha dado este martes cuenta de la dimisión de la concejala de Bienestar Social, María José González, y hasta que su sustituta pueda tomar su puesto va a complicar todavía un poco más las votaciones al equipo de Gobierno, que está en minoría en el pleno. Y así estará el cerca de mes y medio que va a tardar en terminar el proceso para nombrar a la nueva concejala, que será Inmaculada Marcos, que no podrá tomar posesión en varias semanas.

 

El alcalde ha reconocido que esto le complica la vida, y justo en un momento clave del año, con la negociación y aprobación de las ordenanzas fiscales y los presupuestos sobre la mesa. Hasta mediados de noviembre el equipo de Gobierno no recuperará ese acta más, que es otro voto en el pleno.

 

La hasta ahora concejala de Servicios Sociales, María José González Torijano, ha decidido renunicar a su cargo este martes tras "ir perdiendo poco a poco la ilusión" y por la falta de apoyo de Izquierda Unida, según ha señalado a través de un comunicado remitido a los medios. Guarido ha negado este último extremo y ha asegurado que siempre ha tenido el respaldo del equipo de Gobierno. La concejal ha asegurado haberse sentido "sola, cuando ante un grave problema familiar de gran trascendencia" no ha tenido "el apoyo muchos de los compañeros".