La Diputación de Zamora gastará 84.000 euros para decidir el modelo de gestión del Ramos Carrión

El teatro Ramos Carrión.

Saca a licitación el contrato para pagar el asesoramiento necesario para determinar el tipo de gestión que hay que hacer en el teatro y centro de congresos. Espera resolver cómo debe financiarse, qué programación debe hacer o qué tarifas cobrará llegado el caso.

La Diputación de Zamora ha firmado el decreto de licitación para la gestión externa, con dirección pública y coordinación del Teatro Ramos Carrión y del Centro de Congresos con el Teatro Principal, por una cuantía de 84.700 euros. El asesoramiento que se saca a licitación será el que determine la futura gestión, así como la programación de actividades y otros aspectos relacionados con su puesta en marcha definitiva y su coordinación con el otro teatro existente en Zamora.

 

Con esta acción, la institución provincial pretende, según ha informado en una nota de prensa, obtener el asesoramiento técnico en relación a cómo debe resolverse el futuro contrato de gestión del Teatro Ramos Carrión en aspectos no solo técnicos, sino también económicos y financierosEl asesoramiento irá dirigido a obtener la información y documentación necesaria para definir dicho contrato de gestión.

 

En este sentido, la consultoría que resulte adjudicataria de esta licitación que ahora se hace pública deberá presentar propuestas sobre las características que habrá de tener el contrato final que defina la gestión del Centro de Congresos, su régimen de programación, la solvencia técnica, profesional o económica de quien se contrate y el catálogo de actividades que se puedan llevar a cabo. Asimismo, y entre otros aspectos, deberá también detallar cuestiones como el coste de la gestión del servicio, bien a través de aportaciones públicas o de tarifas por uso de las instalaciones, o la incidencia de la financiación en la sostenibilidad y estabilidad presupuestaria de la Diputación.

 

En definitiva, se trata de definir la gestión del Ramos Carrión como Centro de Congresos, pero también teniendo en cuenta la existencia de otros centros en la ciudad como el Teatro Principal, dependiente del Ayuntamiento, y cuya programación y actividades deberán ser tenidas en cuenta para una mayor eficiencia de la agenda cultural.