La España de hoy: el pluriempleo como modo de supervivencia

Junto a la temporalidad, las jornadas a tiempo parcial y la precariedad de los puestos de trabajos constituyen las principales razones del aumento del número de personas con más de un empleo. 

Medio millón de personas, la población de Cantabria, seis veces más que los habitantes de Ceuta. Ese es el número de personas que, actualmente, tiene más de un empleo declarado en España, según los últimos datos de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat). Solo representan el 2,4% del total de trabajadores, pero el porcentaje ha ido en aumento durante los últimos seis años. Un crecimiento que se ha producido de forma paralela al incremento del número de contratos temporales, tal y como reflejan los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Esta modalidad de relación laboral supuso el 90% del total de los más de 19 millones de contratos rubricados en España en 2017.

 

Junto a la temporalidad, las jornadas a tiempo parcial y la precariedad de los puestos de trabajos constituyen las principales razones del aumento del número de personas con más de un empleo. La estadística, lógicamente, solo tiene contabiliza los trabajos declarados. Motivo por el que los expertos sospechan que el porcentaje real pude ser mucho mayor. Ésa es la hipótesis de la doctoranda en Derecho Laboral y magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de la Sala de lo Social Concepción Morales Vállez: "Debemos tener en cuenta que estas estadísticas hablan del número de personas con un segundo empleo declarado. En España hay mucho empleo sumergido y probablemente la tasa real sea muy superior por la gran cantidad de empleo temporal, a tiempo parcial y precario que existe". Su argumento lo constata el propio Gobierno, que hace tan solo unos días cifró en más de 21 millones de euros las actuaciones contra el fraude laboral desde el 2012. El subsecretario de Empleo y Seguridad Social, Pedro Llorente, aseguró el pasado 19 de abril que, desde 2012, han aflorado 519.056 empleos irregulares y se han transformado en indefinidos 359.191 contratos indebidamente celebrados como temporales.

 

A nivel europeo, España es uno de los países en el que existen menos personas con un segundo empleo. Ocupa el puesto número 24 de la lista. Un ranking que cierran la Antigua República Yugoslava, Rumanía, Hungría, Italia, Montenegro, Eslovaquia, Croacia y Bulgaria. Todas por debajo del 2%. n el extremo opuesto, con más de un 6%, se encuentran Finlandia, Suiza, Países Bajos, Dinamarca, Noruega, Suecia e Islandia, que en 2017 llegó a superar el 12%. Unos porcentajes que llaman la atención por tratarse de países con bajas tasas de desempleo y admirados en materia laboral.

 

LOS AÑOS ÁLGIDOS DE LA CRISIS ECONÓMICA, LOS PEORES

 

Eurostat inició las estadísticas de personas con más de un empleo en el año 1998. En el caso de España, desde finales de los 90 y hasta bien entrados los 2000, el número de hombres con un segundo empleo duplicaba al de las mujeres. Sin embargo, a partir del 2003 las cifras empezaron a equilibrarse por géneros y desde el año 2013 las mujeres superan en números absolutos a los hombres a pesar de tener unas tasas de desempleo mayores. Actualmente hay 223.050 hombres con más de un empleo y 224.575 mujeres. Representan, respectivamente, el 2,4% y el 2,6% de las personas trabajadoras en España.

 

Los peores años, para ambos sexos, coincidieron con la crisis económica. Entre el 2005 y el 2010, España registró los máximos valores absolutos de personas con un segundo empleo. Sin embargo, relativizando los datos con la población trabajadora por sexos, las estadísticas desvelan que fueron las mujeres las que se llevaron la peor parte: mientras los hombres alcanzaron, como máximo, el 2,4%; ellas siempre superaron este porcentaje y llegaron a representar hasta el 3%.

 

¿CÓMO SON LAS PERSONAS QUE TIENEN MÁS DE UN EMPLEO?  

 

El perfil tipo de personas con un segundo empleo son mujeres y hombres con estudios superiores. Estas características las presentan el 60% de los trabajadores y el 56% de las trabajadoras que perciben ingresos por desempeñar más de un oficio.

 

La principal diferencia por sexos estriba en que las mujeres superan a los hombres en los niveles educativos más bajos. El 24% de las trabajadoras que tiene un segundo empleo solo ha finalizado la educación básica, frente al 22% de los trabajadores. Dentro del grupo femenino, el 20% ha cursado estudios de bachiller o grados medios; mientras en el masculino representan el 17%. Esta mayor presencia femenina desaparece entre quienes tiene estudios universitarios. En este caso, entre ellos representan el 60% y entre ellas el 56%.

 

También existen diferencias por sexos en los tipos de empleos desempeñados. La mayoría, tanto en el caso de los hombres como de las mujeres, predominan los que son asalariados en todos sus empleos. Sin embargo, en el caso de las mujeres el porcentaje es muchísimo más alto: el 84% frente al 68% de los hombres. Además, la proporción entre asalariadas y autónomas se ha mantenido históricamente 80 a 20 salvo en los años de la crisis económica. Entre el 2005 y el 2011 el número de mujeres que eran asalariadas tanto en su empleo principal como en el secundario llegaron a alcanzar el 90%.